Cargando...
Logotipo calarca.net

PALOSANTO

Logotipo calarca.net
Buscar dentro de calarca.net usando:
LA MÚSICA DE MI TIERRA — PAISAJE MUSICAL CALARQUEÑO

Concierto — Conversatorio — Exposición

La Corporación Musical Palosanto y el Centro de Documentación e Investigación Musical del Quindío, presentaron el miércoles 4 de octubre del 2017, un interesante espectáculo musical, para resaltar la investigación musical realizada por la segunda de estas entidades y cuyo texto transcribimos al final de esta nota.

Libaniel Marulanda
Agrupación "Sonajero Vocal"
Dueto Infantil - Johan Stiven Mena y Juan Pablo Londoño
Maryuri Carrión
Kelly Tatiana Feria
Isleny Ardila
David Duque Dávila
Hernando Novoa
Germán y Robert Prada
Tarjeta de Invitación

LA MÚSICA DE MI TIERRA — PAISAJE MUSICAL CALARQUEÑO

En esta exposición, las gentes de Calarcá asisten a un evento cultural y artístico cuyo propósito es el de aproximarnos al conocimiento, de su Modo de vida socio musical que se extiende entre 1842 y 2017, época en la cual, desde el punto de vista del ordenamiento territorial de entonces, la actual jurisdicción político - administrativa del municipio de Calarcá, formaba parte de la Provincia del Quindío cuya capital era Cartago en el estado Soberano del Cauca (1842-1908). Luego con la reforma constitucional del presidente Rafael Reyes en 1905, Calarcá se anexa al recién creado departamento de Caldas, unión que se prolonga hasta 1965. Hoy en día, esta localidad hace parte del departamento del Quindío (1966-2017).

Este trabajo tiene como fin, dar cuenta de la Identidad Musical de los habitantes de Calarcá en los últimos 175 años, en los que podemos delimitar tres periodos concernientes a su ordenamiento territorial: el caucanismo, el caldismo y el quindianismo.

Para apoyar las tesis e hipótesis de este proceso de periodización de corta duración que se plantea, el Centro de Documentación e Investigación Musical del Quindío puso en marcha desde 1984 su Plan de Desarrollo Investigativo Musical, cuyo radio de acción lo conforman 16 municipios, los 12 del departamento del Quindío y Alcalá, Caicedonia, Sevilla y Ulloa del noroeste vallecaucano. Plataforma institucional mediante la cual se vienen liderando tres líneas de investigación articuladas entre sí. Una dedicada al estudio de los modos de vida en sus diversas épocas; la segunda, acerca del inventario del patrimonio material e inmaterial; y la tercera referida a los procesos de divulgación y extensión social. Fruto de los logros y avances obtenidos en esta larga tarea investigativa, en la actualidad contamos con un acopio documental que reúne un completo historial de autores, compositores e intérpretes del paisaje musical de esta comarca en la cual se pueden observar parcialmente los tres períodos mencionados atrás en sus características pluriculturales que se manifiestan en ritmos cantados, tocados o danzados bajo formas campesinas o urbanas, ya sean folclóricas o académicas, tradicionales o contemporáneas, locales o universales.

A modo de ejemplo en esta muestra les rendimos homenaje a aquellos artistas calarqueños que le han dado lustre a su tierra natal, al departamento, a Colombia y al mundo, y que hoy siguen formando parte de nuestro Imaginario Musical familiar, colectivo o individual.

De la poética musical en el caucanismo, al municipio de Calarcá fundado el 29 de junio de 1886, le precede un mundo musical distante prehispánico y español y en lo más cercano le precede el sistema rural y aldeano prevaleciente en Cartago, Salento, Filandia y Circasia. Expresión musical resignificada por viajeros, colonos, guaqueros, comerciantes y arrieros, entre otros, venidos de Santander, Cundinamarca, Boyacá, Nariño, Tolima, Huila, Cauca, Chocó y Antioquia. Rutas migratorias que dan origen a la nueva mixtura del hombre quindiano y a su materialidad histórico musical que se da a partir del repoblamiento colonizador del Quindío, práctica socio musical que nos remite a las raíces folclóricas del bambuco, el pasillo, la guabina, el torbellino, el chotis, la polca, diversidad rítmica de la zona andina colombiana poco reseñada por las crónicas consultadas, tanto nacionales como extranjeras.

En el período caldista (1905-1965), descubrimos fuentes de todo orden (letras, partituras, discos, fotografías y crónicas periodísticas), localizadas en los archivos oficiales, privados y familiares acerca de su movimiento musical, que evoluciona hacia la expresión folclórica, popular y clásica, que tiene su máxima expresión en la creación de la Banda Municipal de Calarcá dirigida por el Ibaguereño Alfonzo Gómez (1927), Emilio Marín (1917), Rodrigo Burgos (1919), Julio E. Galeano sobrino de Rafael Moncada (1922), José J. Cardona (1922), Roberto Jaime (1922), Humberto Prieto (1929), Jesús María Cadavid (1929), Rafael Ruiz (1930) es el compositor del Himno de Calarcá, Aníbal Ortega (1934), Roberto Alzate (1942), Anacleto Gallego (1945), Víctor Alfonzo Riascos (1951). En 1927 y 1933 se crearon las bandas de los corregimientos de Barcelona y Córdoba. En este último, su primer director fue Aníbal Ortega.

Con la desaparición de las bandas militares en Colombia, la Asamblea del Departamento de Caldas aprueba una ordenanza mediante la cual se declaran con carácter departamental y adscritas a la Policía Nacional división Caldas, todas la bandas de los municipios, mandato que se denominó "Departamentalización de las Bandas" en el cual los municipios aportaban el 50% del funcionamiento de las mismas. En 1955 bajo la dirección de Víctor Alfonzo Riascos la banda vuelve a municipalizarse y desaparece hasta 1995, con la creación de la banda sinfónica juvenil dirigida por el maestro José Fabio Olivares. Es de importancia anotar que la banda municipal fue asesorada por músicos y empresas de edición de partituras y comercialización de instrumentos, que incluyó constructores y reparadores de los mismos.

En las crónicas publicadas del escritor calarqueño Humberto Jaramillo Ángel descubrimos dos historias que recogen hechos de su mundo infantil y juvenil de las primeras décadas del siglo XX que lo unen en una relación de amistad al dueto Los Jilgueros conformado por el famoso barítono lírico Carlos Julio Ramírez y su hermana Alcira y al conjunto instrumental Alma Calarqueña dirigido por el maestro y compositor Julio Galeano. Es de resaltar que esta realidad musical bandística y local no es un fenómeno aislado, sino que se involucra en el desarrollo de las fuerzas productivas a nivel mundial con la aparición de la radio, la vitrola, el disco, el cine, la televisión, la edición de partituras y la fabricación de instrumentos musicales; desarrollo de la industria cultural que se integra a la revolución científica y tecnológica con la aparición de la luz eléctrica, la telefonía, la navegación aérea y marítima, la industria automotriz, el ferrocarril, las carreteras, aeropuertos, la agroindustria y otros inventos de la época.

El modo de vida socio musical planteado para el tercer período, se inicia con la creación del departamento del Quindío en 1966 hasta nuestros días, sus tendencias se reflejan en una mezcla de cantos, ritmos y bailes, predominantemente urbanos. Si bien en lo que corresponde a nuestras raíces folclóricas andinas, estas se fusionan con fuertes influencias caribeñas, llaneras, del sur del país y el pacífico. En este orden, de un lado surgen trabajos artísticos como el de la Banda Sinfónica Juvenil de Calarcá, entidad musical que obtuvo el primer premio en canción inédita en el festival Nacional de Bandas en San Pedro, Valle con la obra "Huitaca" un sanjuanero, compuesto por su director Jorge Mario Uribe González. Actualmente está a cargo de José Arles Sánchez y Johanny Díaz.

Al anterior sistema de orquestas infantiles y juveniles se integran las bandas músico marciales, que desplazan a las tradicionales "Bandas de Guerra" (Hoy llamadas de "Paz") de larga existencia en los procesos educativos. Por su trayectoria y grandes éxitos a nivel nacional, destacamos la agrupación músico marcial "Ciudad de Calarcá" fundada y dirigida por el maestro Leonardo Marín.

Calarqueñidad musical que además contempla de modo complejo la participación de conjuntos, duetos, estudiantinas, grupos, mariachis, orquestas de baile, solistas, tríos y tunas. Un historial cuantitativo y cualitativo del mayor interés, del cual resaltamos aquellos que hoy viven en el imaginario colectivo de esta comarca. De la larga lista de autores (letristas), compositores e intérpretes (vocales e instrumentales) merecen su atención los siguientes nombres: José Rubén Márquez, Libaniel Marulanda, Fernando León Baena, Evelio Arbeláez, Nelson Osorio Marín, Fernando Arias Ramírez, Evelio y Hernando Marín, Ismael y José Manuel Díaz, Jaime Buitrago, Iván Cocherín (Jesús González), Jaime Fayad, Miguel Ángel Muñoz, Antonio Osman, Humberto Salazar, Luis Vidales, Simeón Báquiro, Germán Barahona, José Guillen Nossa, Rolando Ramos, Manuel Alejandro Botero, Juan José Marín Grisales, "Darío José", David Fernando Ocampo Ciro, Héctor Vargas, Juan David Bedoya, María Inés Calderón, Carlos Cano, Carlos Enrique Cañón, Baudilio Castillo, Eugenio Castaño, Patricia Collazos, Magda Yineth Durán, Fabio Echeverri, Marco Antonio Fernández, José Luis Garzón, "Gladys del Quindío", "Óscar Golden" Óscar Isaac Osorio, Ignacio Gómez Vargas, Paul Hans González, Yaneth Ciro González, Octavio Gómez Tamayo, Roberto Henao H., Óscar Zapata, Danilo Jaramillo Botero, Laura del Sol Jiménez, Samuel y Manuela Jiménez, Raúl Loaiza, Óscar Aristizábal, Abraham Londoñez, Edelmira Rubiano, Orlando Marín, Edison Millán, Giovanny Pérez, Luz Marina Narváez, Agustín Ocampo, Camilo Augusto Ramírez, Luz Angélica Chilito, Bernardo Sánchez, German Arturo Ocampo, Hermanos Benítez, Baudilio Montoya, Bernardo Palacio Mejía, Gloria Beatriz Suárez F., Mauricio Sánchez, Jhon Jairo y Luz Marina Gaona, Lady Johana Silva Gamba, Guillermo Vanegas, Luz Stella Salazar, Hernando y Jorge Enrique Novoa. Nombres que a la vez representan experiencias colectivas del Calarcá de esta época cuando su experiencia se prolonga con su participación en conjuntos, duetos, grupos, estudiantinas, mariachis, orquestas, tríos y tunas. Entre estas agrupaciones se distinguen los duetos Canela y Luna, Villa del Cacique, Claro de Luna, Los Dinámicos, Gladcel, Las Quindianitas, Egrégora, Los Rubíes, Los Tradicionales, Gladys y Expédito y Vientos Andinos. Las estudiantinas de la Tuna La Calle, Santa Cecilia, Infantil de Calarcá, Almirantes y Buenos Aires. Los conjuntos Academia Jerónimo Velasco, Parranderos del Ayer, Jaime Sánchez y sus Muchachos, Alegres Rumberos, Caciques Parranderos, Parranderos de Calarcá y Ribereños de Barcelona. El Cuarteto Añoranza. Los coros Ángeles de Dios y Navidad Calarte. Las Orquestas Complot y Chicón Band de Colombia. Los grupos Revelación77, Los Muchachos de Antes, Amarte, Estampas, Los Nápoles, Los 4 del Ayer, Poe tango, Palosanto, Sueños de Tambor, Los Faraones, Más que 4, Brisa Marina, Impresión Vallenata, Familia Salazar, Grupo vocal instrumental del Magisterio, Los Willys y El Mariachi Salón Familiar Guadalajara. Los Tríos Quindío, Universal, y los Trovadores del Quindío. Las Chirimías Folclore Musical Colombiano, Fundación Amarte, Maderos y Policía Juvenil.

De otro lado y fusionado con lo anterior hacen presencia y se comparten toda clase de influencias extranjeras de profundo arraigo entre nosotros como el bolero, la guaracha, el tango, la balada, el pop, la ranchera, la música española y el rock norteamericano e inglés del que se nutren en lo local Las agrupaciones de rock, pop, Hip-hop como Ema-Blu, La Cúpula, Murder Hate, Death Metal, Faith y Monocromos 401 entre otras.

Álvaro Pareja Castro y Martha Cecilia Valencia.