Cargando...
Logotipo calarca.net

ÓSCAR IVÁN

Logotipo calarca.net
Buscar dentro de calarca.net usando:
SOCIEDAD EN MOVIMIENTO

Óscar Iván Sabogal VallejoPor Óscar Iván Sabogal Vallejo.
oscarsabogal8504@gmail.com

Así como las aguas, las sociedades necesitan de la evolución constante, de un dinamismo que se parezca a la vida misma, que en su eterno fluir cree ritmos y velocidades que impriman a sus manifestaciones la especificidad a su propio carácter, así como las aguas, las sociedades deben estar en constante movimiento, de lo contrario terminan estancadas y ese estancamiento, no es más que el preludio de su putrefacción.

Pues bien, la jornada del pasado domingo en Pijao, donde por iniciativa de sus habitantes se realizó la consulta popular sobre la conveniencia o no de las prácticas de la megaminería en su territorio, constituyó un magnífico ejemplo de una comunidad vigorosa de una sociedad en movimiento que logra genera sus propias dinámicas en legítima defensa de su poder soberano para decidir qué debe hacerse y que no con los intereses esenciales de su entorno geográfico.

Hay que decir que no está pérdida del todo la esperanza de estos pueblos del Quindío, cuando encontramos manifestaciones como la del domingo pasado, con el espectáculo inusual de una ciudadanía unida en torno a sus intereses vitales, sin necesidad de acudir a factores externos que la estimulen.

Sociedades en movimiento debe ser el resultado de las tareas de los organismos de la sociedad civil y la ciudadanía en general, para, sin exclusiones sociales, económicas, culturales, religiosas o políticas, garantizar un entorno de participación activa y responsable de la ciudadanía en la vida política de nuestro país que permita influir en la toma de decisiones que nos afectan a todos.

Deben ser un articulador, de los más amplios intereses de la sociedad a través de la participación ciudadana, buscando un equilibrio de fuerzas en materia de participación de la comunidad en los destinos del país con el fin de construir equidad y justicia social de manera que se fortalezca la democracia participativa. Las sociedades en movimiento son la expresión organizada de la sociedad civil, pero una expresión profundamente política que debe pretender abrir puertas que dejen entrar el futuro.

En la consulta de Pijao, no dejaron de hacer presencia una clase altamente contaminante, los políticos de siempre, los responsables de buena parte de los desaciertos de este departamento, que pretenden ahora asomar sus narices buscando acciones que los camuflen de inocentes y ecológicas ovejas, ahora en trance de reelección.

No está por demás recordar que la politiquería, como la megaminería, es un mal negocio para las sociedades, que hace que por unos pesos, terminemos por hipotecar el futuro. Ojalá en tiempos no muy lejanos, también logremos consensos ciudadanos para oponer esas sociedades en movimiento a la indiferencia política actual que nos corroe, y que hace de la falta de conciencia de estos pueblos un factor determinante de nuestra pobreza política.