www.calarca.net
Regresar a la página principal      Escríbanos, sus sugerencias serán atendidas.      Lea y/o firme nuestro Libro de Visitas


Directora: Leidy Bibiana Bernal Ruiz ~ minificciones@yahoo.com

 NÚMERO 21

Cuernos_de_luna

LOS CUERNOS DE LA LUNA
Guillermo Velásquez Forero
Colombia

Mijito, si le pasa algo, avisa.

Le recomendó una madre a su hijito del alma que salía a cumplir una peligrosa misión en defensa de la libertad, la patria, las instituciones y demás paraísos remotos. Y una noche, el muchacho apareció cabalgando en silencio sobre los cuernos de la luna; venía a avisar que había muerto.

MENSAJE PARA EL LORO
Rumi
Persia

Erase una vez un mercader que tenía un loro encerrado en una jaula. Cuando estaba a punto de visitar India, le dijo al pájaro:

Voy a viajar a tu tierra natal. ¿Quieres que les dé algún mensaje a tus parientes de allí?

Diles simplemente - dijo el loro - que vivo aquí, en una jaula.

Cuando el mercader volvió le dijo al loro:

Siento decirte que en cuanto informé a tus parientes en la jungla que estabas enjaulado, uno de ellos, tan pronto como oyó la noticia, cayó al suelo desde su rama.

Sin duda, murió de pesar.

Cuando el loro lo escuchó, cayó y quedó tendido en el suelo de su jaula.

Tristemente, el mercader lo cogió y lo puso fuera en el jardín. Entonces el loro, que había recibido el mensaje, se incorporó y voló fuera de su alcance.

DICEN
Felipe Garrido
Méjico

Dicen que lo mira a uno con negros ojos de deseo. Que es morena, de labios gruesos, color de sangre. Que lleva el cabello suelto hasta la cintura.

Dicen que uno tropieza con ella de noche, en los andenes del metro, en alguna estación casi vacía. Que al pasar se vuelve apenas para mirar de soslayo. Que deja en el aire un perfume de prímulas.

Que viste blusas de colores vivos y pantalones ajustados; que calza zapatos de tacón alto.

Dicen que camina echando al frente los muslos, con la cabeza erguida. Que quiebra la cintura como si fuera bailando.

Dicen que uno debería estar prevenido, porque no hace ruido al caminar. Que, sin embargo, lo habitual es sucumbir. Seguirla a la calle. Subir tras ella las escaleras.

Dicen que afuera camina más despacio. Que se detiene en algún rincón oscuro. Que no hace falta cruzar palabra. Que no pregunta nada; que no explica nada.

Dicen que la metamorfosis es dolorosa e instantánea. Que por eso en algunas estaciones del metro hay tantos y tantos perros vagando, con la mirada triste, todavía no acostumbrados a su nueva condición.

CUENTO DE HADAS
Alejandro Jodorowsky
Chile

Una rana que lleva una corna en la cabeza le dice a un señor: “Béseme, por favor”. El señor piensa: “Este animal está encantado. Puede convertirse en una hermosa princesa, heredera de un reino. Nos casaremos y seré rico”. Besa a la rana. Al instante mismo se encuentra convertido en un sapo viscoso. La rana exclama, feliz:“¡Amor, mío, hace tanto tiempo que estabas encantado, pero al fin te pude salvar!”.

¿HAY DIFERENCIA?
Roberto Restrepo
Colombia

Dime, papá ¿es cierto que entre hombre público y mujer pública hay diferencia?

¡Oh, sí, hijo! La mujer pública es un ser miserable, que ha arrastrado su honor, en tanto que el hombre público es... Aguarda, aguarda, hijo, que... también el hombre público... Sí, sí; ya comprendo: la una es un ser sin moral, en tanto que el otro... ¡Oh; sí hay diferencia! La mujer pública vive de escándalo en escándalo; y el hombre público... ¡Oh! tal vez no puedo hacerte comprender mi idea. Ya, ya sé: la mujer pública engaña, y finge con tal arte que nadie descubre su falsía; porque tiene vocabulario rico para seducir y atraer; pero ahora sí creo explicártelo claramente: la mujer pública tiene pasiones desordenadas; y tan pronto tiene amores fuera de medida como llega al odio ciego y a venganzas atroces; y el hombre público... ¿De qué; de quién te hablaba?... Es verdad, hijo; y no acierto a expresarme con claridad. Si parece que un concepto y otro se confundieran... Pero, no: que sí hay diferencia, grande. Ya empiezo a despejarme: la mujer pública: duerme el día para entregarse de noche a orgías y festines; y el hombre público... Bien; es que no he podido captar mis ideas y mis palabras; pero sí hay diferencia: la mujer pública trafica con su honor y con los sentimientos más sagrados... ¡Oh! pero el hombre público... No. Ya entiendo, hijo... No hay diferencia.

LOS MICRORRELATOS
Francisca Noguerol
España

Los microrrelatos considerados por la crítica hasta hace poco carentes de peso específico, modestos en su intención o extravagantes en su forma, han sido cultivados sin embargo por los nombres más importantes de la literatura hispanoamericana de la segunda mitad del siglo. Los escritores que elaboran estos relatos cortísimos observan un “ars poética” específica, con diversos puntos que los vinculan entre sí y que permiten establecer las características de un nuevo corpus narrativo bien definido. La nómina de autores que lo practican da idea de su importancia, especialmente en países como Méjico, Venezuela, Argentina o Chile. El microrrelato como tal constituye una categoría estética diferenciada a partir de los años sesenta, cuando comienzan a cultivarlo autores de la talla de Jorge Luis Borges, Augusto Monterroso, Marco Denevi, Enrique Ánderson Imbert o Julio Cortázar.

BIBLIOGRÁFICA
LUZ DE FUGA
Guillermo Velásquez Forero
Ornitorrinco Editores. Primera edición, marzo de 1996.
Tunja, Boyacá, Colombia. 164 páginas.
Dibujo de cubierta e ilustraciones: Gonzalo Arcángel Acero Bustos

Cuando terminamos la lectura de este libro de minicuentos, descubrimos otro de los grandes vacíos, y el poco rigor investigativo, de antologías como la de Henry González (La minificción en Colombia) donde se ignora tan importante escritor de minificción en Colombia. Todos los elementos del género los maneja Guillermo Velásquez Forero mediante un lenguaje pleno de metáforas, sátira e ironía, capaz de circunscribir en relatos ultracortos, dramas políticos, sociales, económicos y psicológicos de honda intensidad. El universo de sus minificciones es el de Colombia o el de cualquier otro país de Latinoamérica, agobiados por el poder militar, por la miseria y la angustia de la supervivencia, por la desigualdad económica, el desamparo y la soledad del hombre actual. Guillermo Velásquez, con los 104 microrrelatos de Luz de fuga se ubica, por derecho propio, por su estilo y su contenido, entre los más representativos escritores de minicuento en Colombia, y entre las voces capaces de ganar un puesto a nivel latinoamericano. Agradecemos a Guillermo Bustamante Zamudio, quien nos dio a conocer a este escritor.

 MINIFICCIONES ANTERIORES
Número 20
Número 19
Número 18
Número 17
Número 16
Número 15
Número 14
Número 13
Número 12
Número 11

Número 10
Número 09
Número 08
Número 07
Número 06
Número 05
Número 04
Número 03
Número 02
Número 01

Publicación Quincenal ~ Apartado Postal 023 ~ Tel. 7425114 ~ minificciones@yahoo.com

Regresar a la página principal      Escríbanos su comentario.      Lea y/o firme el Libro de Visitas
IMÁGENES CALARQUEÑAS
Nuevas Imágenes
"YIPAO 2006"
"YIPAO 2006"
ALUMBRADO 2005
Ver Alumbrado
MONUMENTO AL CACIQUE
Agrandar imagen.

Ubicado en el Barrio La Huerta. Postal calarqueña, regalo a nuestros visitantes. ¿Saben quién es su autor? Esperamos sus respuestas.