www.calarca.net

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Regresar a la página principal      Escríbanos, sus sugerencias serán atendidas.      Lea y/o firme nuestro Libro de VisitasCompartir esta página en FacebookRecomendar en Twitter
 

Minificciones
Directora: Leidy Bibiana Bernal Ruiz ~ minificciones@gmail.com

 NÚMERO 35 - URSULA WÖLFEL

imagen 35LA HISTORIA DEL PADRE QUE SE SUBIÓ POR LA PARED

Un padre se enfadaba muchas veces con su hijo porque le encontraba demasiado miedoso.

Y es que al chico le daban miedo los perros grandes sueltos, le daban miedo las dos chicas descaradas de al lado, y tenía miedo cuando en la escalera se apagaba la luz de repente.

-¡Que un hijo mío sea así! -gritaba el padre-.

¡Es para subirse por las paredes!.

Fue y lo hizo. Lleno de rabia, subió por la pared. Pero cuando llegó al techo, del susto se cayó.

Y es que arriba vio una araña.


LA HISTORIA DEL LADRÓN

Un ladrón quería asaltar a la gente por la noche y robarla. Nadie podría reconocerle y la gente le tendría miedo. Para eso se disfrazó:

Se puso una media por la cabeza y se caló un sombrero negro hasta la frente. Después se ató un pañuelo delante de la boca y se puso unas gafas oscuras.

Cogió la porra y fue a mirarse al espejo.

-¡Socorro!- gritó, y de un salto se metió en el armario y cerró la puerta desde dentro. Sudaba del susto. Después de un rato se le acabó el aire. Con mucho cuidado empujó la puerta del armario. Pero enseguida volvió a cerrarla. Justo en la pared de enfrente estaba el espejo.

Hasta la mañana siguiente estuvo el hombre acurrucado en el armario, tanto miedo tenía de sí mismo.


LA HISTORIA DE LA MUJER QUE SIEMPRE QUERÍA ESTAR MÁS DELGADA

Una mujer quería por todos los medios ser delgada. Tomaba para desayunar solo una cucharada de leche cuajada descremada y lo acompañaba con una taza de té para adelgazar. Después se iba a la oficina.

Allí, en el descanso del mediodía, leía una receta en el "Libro de cocina para adelgazar". Cuando tenía mucha hambre leía dos recetas. Eso le bastaba.

Por la noche preparaba una ensalada con tres pastillas para adelgazar, sal y zumo de limón. Los domingos añadía una pizca de mostaza a la ensalada de pastillas.

La mujer adelgazó. Pero quería adelgazar más. Un día leía en el descanso el "Libro de cocina para adelgazar".

Estaba un poco cansada y se durmió. Y el libro se cerró. Enseguida volvieron del bar los compañeros. Al principio solo vieron el libro encima de la mesa. Después encontraron a la mujer: estaba como señal entre la página 48 y la 49.

LA HISTORIA DE LA FAMILIA QUE DISCUTÍA

Una familia que siempre estaba discutiendo se fue al parque a pasear. Era invierno, y de repente se les vino encima una tormenta de nieve.

El padre dijo:-Por la derecha es el camino más corto hasta la puerta del parque.

-¡Qué disparate! -dijo la madre-. Tenemos que ir por la izquierda.

-¡Estáis locos! -gritó la hija-. ¡La puerta está detrás de nosotros! ¡Tenemos que volver!

Pararon. Ninguno cedía. Se hizo de noche, descargó la tormenta y cada vez hacía más frío. Los tres seguían riñendo y no se daban cuenta de que se les estaban congelando los pies.

Un guarda fue a cerrar la puerta del parque. Se encontró delante de él tres muñecos de nieve, y oyó que gritaban:- "¡Derecha!". -"¡No, izquierda!"- "¡Volved!".

Salía de la nieve y sonaba horripilante, ahogado. El guarda se asustó tanto que se volvió, corrió a casa y dejó la puerta del parque abierta. Tuvo que tomar siete copas de aguardiente, y se tranquilizó un poco.

Por la mañana estaban los tres tiesos, helados. Ahora veían que la puerta estaba delante de ellos. Ninguno tenía razón. Pero sólo podían decirlo con los ojos. En ese momento volvía el guarda. Cuando vio mover los ojos a los muñecos de nieve tuvo que volver a tomarse otras siete copas de aguardiente. Después fue a buscar a la policía y a los bomberos.


LA HISTORIA DE LA MADRE QUE QUERÍA PENSAR EN TODO

Una mujer quería subir a una montaña con sus hijos durante las vacaciones. Estuvo pensando lo que deberían llevar. Quería pensar en todo: Por ejemplo, podía haber lluvia. Entonces necesitaban impermeables, calzado para cambiarse y medias.

Podría hacerse de noche demasiado pronto. La mujer llevó una linterna para cada uno.

También podría suceder que se perdieran. Entonces tendrían que pasar la noche al aire libre. La mujer metió una tienda de campaña y sacos de dormir, junto con un hornillo de alcohol, una olla grande y alimentos para unos días.

¿Y si uno de ellos se ponía malo en el camino? Era imprescindible tener medicinas para diferentes enfermedades, y vendajes.

También se le ocurrió a la mujer que podría haber niebla. Así que ató a los niños a una cuerda fuerte y se colgó del cuello una bocina para la niebla.

De este modo subieron a la montaña, y se arrastraban unos a otros y jadeaban y sudaban. Pero no llegaron muy lejos. La mujer pisó una boñiga de vaca y como iba cargada se resbaló cuesta abajo y los niños detrás, atados a la cuerda.

En la boñiga del camino no había pensado la mujer.

 URSULA WÖLFEL - ALEMANIA

Nació en 1922 en Duisburg-Hamborn en el Ruhrgebiet (zona industrial al occidente de Alemania) donde también creció. Se advierte en sus libros que allí tiene sus raíces y conoce muy bien tal región. El Ruhrgebiet se presenta siempre como el trasfondo en su obra.

De 1941 a 1942, estudió germanística, filosofía, sicología e historia en Heidelberg. En 1943 se casó con el arquitecto Heinrich Woelfel, enviudando en 1945 cuando murió su marido en la Segunda Guerra Mundial. Después de la guerra, trabajó un año como ayudante de escolares en Odenwald, luego la promovieron como maestra del Instituto Pedagógico en Jugenheim/Bergstrasse. Allí trabajó desde 1951 a 1954 como asistente auxiliar de pedagogía; al mismo tiempo, estudió germanística en Francfort/Main e historia del arte y pedagogía.

De 1995 a 1958 trabajó como profesora de niños discapacitados en Darmstadt. En 1960 fue asistente científica en el Instituto de Investigación de Literatura Juvenil y Lectores Jóvenes en Jugenheim. Desde 1961 trabaja como escritora independiente. Mientras que al principio sus intereses se dirigieron a temas de niños con problemas de integración, a partir de los años 70 predominan en sus libros temas sociales y contemporáneos. Siempre, y su obra lo demuestra en forma clara, su interés se orientó a las necesidades de lectores principiantes.

En la actualidad, la autora vive en Neunkirchen/Modautal, región del Odenwald, y desde 1972 es miembro del Centro-Pen de la República Federal de Alemania. Obras: Estrella voladora (1959), Zapato de fuego y sandalia de viento (1961), El señor Wendelin (1963), El jardín de Joschi (1965), Veintisiete historias de sopas (1968), Veintiocho historias para reír (1959), El wagiloe azul (1969), Los campos grises y verdes (1970), Veintinueve historias locas (1974), Treinta historias de la tía Mila (1977), El hermano Francisco de Asís (1981), Detrás de la colina (1985), Desde la mañana hasta la noche (1987), El viaje de Hanna (1989), Una casa para todos (1991), De la casita de manzana (1996), Niño de la mañana (1997).

Biografía traducida del alemán por la poetisa boliviana Martha Gantier.

 MINIFICCIONES ANTERIORES
Número 34
Número 33
Número 32
Número 31
Número 30
Número 29
Número 28
Número 27
Número 26
Número 25
Número 24
Número 23
Número 22
Número 21
Número 20
Número 19
Número 18
Número 17
Número 16
Número 15
Número 14
Número 13
Número 12
Número 11
Número 10
Número 09
Número 08
Número 07
Número 06
Número 05
Número 04
Número 03
Número 02
Número 01

Publicación Quincenal ~ Tel. 7425114 ~ minificciones@gmail.com

 
Quédate en Calarcá
Regresar a la página principal      Escríbanos su comentario.      Lea el Libro de VisitasCompartir esta página en FacebookRecomendar en Twitter
IMÁGENES CALARQUEÑAS
Nuevas Imágenes
"YIPAO"
Yipao
MONUMENTO AL CACIQUE
Agrandar imagen.

Ubicado en el Barrio La Huerta.