Logo
Regresar a la página principal      Escríbanos, sus sugerencias serán atendidas.      Lea y/o firme nuestro Libro de Visitas
 TERTULIA "EL GRUPO"

Por: Liliana Páez López

Tertulia "El Grupo"Denominamos "El Grupo" a quienes movidos por el prurito de hacer cultura reunimos cada semana páginas escogidas de escritores, poetas y cultores de bellas artes para deleitarnos con su obra. De igual manera colocamos sobre la mesa trabajos salidos de nuestro imaginario para confrontar temática y mostrar a Calarcá, como siempre ha sido, antena cultural y faro poético regional.

Pretendemos ampliar nuestro espectro con ayuda de otros que podrán sumarse a la causa con sus obras. Conformar empresa ha sido de Quijotes y aquí estamos para lanzar nuestras voces a quienes abran estas páginas en cualquier lugar del mundo, desde ya, reciban un abrazo filial y sepan sin condiciones, que esperamos su aporte personal o virtual en nuestro "Grupo".

Hoy, presentamos trabajos de participantes en la Tertulia, sin mayores pretensiones literarias pero animadas del espíritu creador que como calarqueños nos viene en el alma, la piel y hace vibrar corazones ávidos de voces que pugnan por salir y contar sentimientos.

Estarán presentes regularmente connotados poetas como Argelia Osorio de Henao, Evelio Arbeláez A.; prosistas de la talla de Gastón Vega, Ernesto Osorio y otros como Aurita Gómez, Libia Restrepo, Liliana Páez López y Juan de J. Herrera G., animados por objetivos de aprender y sumarse a "El Grupo" como emergentes.

A partir de este momento estás irremediablemente perdido en el maravilloso mundo de la literatura. Artículos de interés y actualidad del entorno cultural serán plato fuerte dentro de la selecta gastronomía que alimenta el espíritu. ¡BIENVENIDOS!

 INSTANTÁNEAS DE EMOCIÓN SEPTEMBRINA

Por: Gastón Vega.

  • Un mundo pequeño es el del par de ancianos habitantes del ranchito levantado con humildes materiales, porque sus pasos no los llevan sino a la tienda, a gastar lo que les deja la nieta todos los domingos, y a la iglesia, a la ceremonia sagrada de cada semana. La simpleza de sus existencias les ha enseñado a mirar con serenidad...

  • El muchacho que arrastraba por la calle el carrito repleto de frutas, no faltaba los mediodías a ofrecérselas a Don José, no sólo porque era un buen comprador sino porque en su casa se veía con la hija de él, la cual lo alegraba con su amable sonrisa y sus ojos de ensueño. Charlaban y se veía salir de esos corazones llamitas vivas de cariño y simpatía.

  • Al nieto siempre se le notaba que profesaba adoración hacia la abuela, viejita suave y mansa, de amor que refulgía dentro del hogar. Para ese niño era la mayor de las alegrías el saludarla y abrazarla cuando regresaba de la escuela y comprobar que todavía estaba allí, viva, activa, haciendo algo, inquieta como una hormiguita. además, sus consejos cariñosos le sembraban fe en la vida y eran como un baño de paz.

  • 4. El día, cubierto de cielo gris oscuro, rodeado de gélido viento y huérfano de sol, producía mentes sombrías.

  • 5. Los agentes del orden del Centro de Atención Inmediata (CAI) observan cómo va transcurriendo el estresante día. Uno prolonga sus comunicaciones por teléfono con gesticulaciones y manoteos. Otro observa el panorama; vehículos que pasan raudos, gentes que se desplazan siguiendo los más variados ritmos. Las horas danzan tranquilas. Los instantes van transcurriendo en medio de trivialidades. Una normalidad monótona. bendita sea la paz.
 YANUBA MARAYA
Por: Argelia Osorio

YANUBA MARAYA... llora
YANUBA MARAYA... grita.

Recojo tu voz de los pozos del tiempo
y la sustancio en lágrimas
por este lapso de historia distinta.
...Yanuba Maraya...
Te presiento en la forma del paisaje
desvelo la distancia por mis ojos cansados,
sobre la túnica pintada con signos arcaicos,
sobre tus sandalias de cuero de animal de monte
y tu mirada.

Hermana perdida en las brumosas mañanas
tosca pero bella. Yo también me pierdo
sobre el sonido de una flauta
y el golpe mono-rítmico
de una vara sobre un tronco.
Mujer... Yanuba Maraya,
el mismo lamento
y tantos siglos en medio.
La misma soledad
y tanto miedo
a la esclavitud
con que el amor ahoga
al amar, sobre la instancia
del ser que identifica
sobre la piel
la silueta del tiempo.

Yanuba Maraya,
entiendo a través
de las sombras tu lamento
y entre la fuerza del río
sagrado de los Quindos
calmo mi sed y lloro
como tú en silencio.

Yanuba Maraya. Llora el olvido.
Yanuba Maraya dispersa
sobre la luz tu grito.


Decir Calarcá, es cubrirse de gloria, es sentirse orgulloso del ancestro montañero; estas tardes de viernes al calor de exquisito café, recrean pretéritas vivencias...

El corazón vibra con orgullo cuando sensuales pócimas hacen su aparición y legendarias voces descienden en nave celestial regalándonos su ancestral sabiduría. Abuelos, diosas mitológicas, amores idos se encarnan y tomas su lugar en esta sala en la que por unas horas la magia poética nos envuelve entrelazándonos, haciéndonos hermanos, hijos de la palabra...

 AQUARIMANTIMA
Por: Juan de J. Herrera González.

Mientras el Magdalena tiñe
su caudal de sangre primigenia
los pijaos ofrecen su rebelde raza
en holocausto que la nación constriñe.

Un hombre, Calarcá, sube a la gloria
desafía al invasor… guarda su tierra
con sus manos ardientes de tronco andino
lucha entre ríos, montañas y caminos

En la escarpa sin par de Peñas Blancas
Aquarimantima, Quimbaya de larga espera
avista horizontes… espera el grito triunfal

Anhela fuerza y amor de aquel Cacique
en su tienda de pieles de pumas y serpientes
hecha para soñar y vivir eternamente...

CALARCÁ

Desde Ambalema hasta el Huila sur
un pie custodia ríos y llanuras
nunca descansa su mente primitiva
lanzas, plumas, pieles, hacen su armadura

Cuando llega el invasor enfrenta
sin esconder ni doblegar su brazo
altivo, valeroso, no hinca su rodilla
cree en su Dios y en sus ojos brilla.

Estrella andina de ansia libertaria
su maza destruye cascos castellanos
su lanza atraviesa cotas asturianas.

Nadie pudo someter su corazón
Calarcá es escudo de patria avasallada
que sólo arrasó la hipócrita traición.

 LAS NUBES
Por: Libia Restrepo Zapata.

Como bandadas de errantes golondrinas
las nubes cruzan por el horizonte
en su lento divagar siempre van unidas
semejan grandes copos de nieve fascinante.

Qué espectáculo hermoso es ver las nubes
deslizándose en el espacio distraídas…
suspendidas serenas en la altura
sin que nadie les impida.

Forman lindos paisajes en el aire
que embelesan los ojos que las miran,
unas veces brillantes, otras opacas…
¡nunca dejaremos de mirar las nubes!

COMPARTIENDO ALEGRÍAS

Suavicemos nuestro camino
tapicémoslo de flores
seamos amables y sinceros
y evitemos sinsabores.

Cuando vemos una cara
con el entrecejo fruncido
nos imaginamos que el dolor
está truncando su destino.

Llevémosle alegría
con palabras agradables
para que se ilumine su día
y pueda seguir adelante.

Baudilio Montoya por Gloria Barahona

 HAYKÚ
Por: Juan de J. Herrera González.

Teje sin parar
manteles y persianas
sagaz araña.

El blanco clavel
harto de su belleza
llora petalos.

Recorre mares...
canta ballena regia
solos de agua.

Con sutil eco
el bosque pide amor
para sus bestias.

 
 

Quédate en Calarcá

Regresar a la página principal      Escríbanos su comentario.      Lea y/o firme el Libro de Visitas
 
IMÁGENES CALARQUEÑAS
Nuevas Imágenes
"YIPAO"
Yipao 2007
MONUMENTO AL CACIQUE
Agrandar imagen.

Ubicado en el Barrio La Huerta. Postal calarqueña, regalo a nuestros visitantes. ¿Saben quién es su autor? Esperamos sus respuestas.