Logo
Regresar a la página principal      Escríbanos, sus sugerencias serán atendidas.      Lea y/o firme nuestro Libro de Visitas
LA PULGA EN LA OREJA
 EDITORIAL

"Lo mejor de la rosca es estar en ella", razón suficiente para que medios alternativos se plieguen y sean ahora áulicos de la administración local, pidan espera, aplaudan obras que no se han hecho y digan a cuatro vientos bondades de quienes bajo overoles de funcionarios vegetan a nuestra costa. Los genuflexos periodistas amarran bestias para elecciones, venden su alma al mejor postor y engañan a un pueblo que sufre -mal informado- de amnesia y, sobre todo, de mediocres gobernantes camuflados y ensalzados por mentiras mediáticas.

Nuestros administradores, en campaña, saben necesidades y como resolverlas, cuando llegan al cargo desconocen todo y salen del país a preguntar cómo solucionar nuestros problemas, entonces, buscan seudo periodistas para paliar su inoperancia.

Imposible ayudar a Calarcá con "funcionarios" foráneos a quienes importa poco la suerte del terruño. Ejemplo contundente es la subsecretaría de Educación, ¿quién es el titular de la cartera en cuestiones educativas?

El discurso del alcalde en iniciación de sesiones del Concejo, además de mal escrito contiene perlas de colosal tamaño: "vendió a Calarcá en sesenta países". Nadie sabe por cuánto, ni cómo ni por qué.

El informe de viaje no contiene nada de su cosecha solamente hojas sueltas donde, en varios idiomas (descreste), se muestran horarios, agenda y objetivos del encuentro de hermandad con Leipzig.

Sabemos por su discurso, ante el Concejo, que Calarcá tendrá dos teleféricos, un embalse y nos cuenta de inversionistas privados de quienes sabemos les importan sus ganancias, el pueblo es secundario, para muestra, MULTIPROPÓSITO, pulpo que "ahoga" la ciudad con lo más importante, el agua.

Desconocemos proyectos para gastarse el empréstito aprobado y lamentamos que el Concejo avale endeudamiento sobre supuestos sin soporte. Se avecina época electoral, es peligroso hacer obras porque los dineros se van a bolsillos de políticos para pagar campañas y en Calarcá, para consolidar el nepótico grupo político religioso que mal administra el Municipio.


“No es digno de saborear la miel quien se aleja de la colmena por miedo a las picaduras de las abejas”
Shakespeare
 VARIENOTAS

Por: Luis Fernando Ortiz

FÓRMULA PARA LA PAZ

Tan importante es alcanzar el poder como no permitir que quienes lo ostentan abusen de él y de nosotros.

Quien gobierna debe hacerlo para todas las personas, clases sociales, étnicas, éticas y religiosas.

Cuando un gobernante no cumple con sus obligaciones para con un sector, tampoco puede exigir mediante la fuerza (ejército, policía, etc.) obediencia; eso es tiranía.

La ausencia de gobierno genera anarquía y violencia (gobierno no significa represión) la falta de ideas y filosofías políticas origina mangualas, malversación del presupuesto, personalismo, burocracia, roscocracias, corrupción y chanchullerías, contratos amañados, aquiescencia de 10 concejales. Resultado clientelismo.

Existen regiones del país que sólo conocen fuerza militar, no saben qué es un maestro, enfermera, bulto de cemento o el significado de la palabra "Estado". Es como si un hijo sólo conociera del padre, correa sobre sus costillas, desinterés e indolencia. Ausencia de Estado genera "paraestado de hecho" por omisión, o, ¿estaremos ante un Estado creador de monstruos?

Calarcá, es buen reflejo del país, mientras se construyen túneles, dobles calzadas, las demás carreteras son verdaderas trochas como la Medellín - Quibdó (abandonada y olvidada); Aquí pensamos gastarnos trece mil millones ampliando los andenes de la 25 mientras los campesinos carecen de caminos para transitar.

No se justifica abandonar carreteras de penetración a las diferentes veredas, con desmedro total del sector campesino, por dedicar la totalidad del empréstito municipal en mejorar la carrera 25, vía que se encuentra en buen estado. ¿Será que hacer mega-proyectos atrae más votos y "tajada" que arreglar trochas?

El hecho de que las leyes sean hechas por "Epulones" que ganan 40 salarios mínimos (los hacedores de Leyes en Estados Unidos ganan 13 salarios mínimos) oficializa la inequidad como política de Estado.

Mientras exista un Estado que oficialice injusticia e inequidad, no podemos hablar de "paz".

Pese a que nuestros congresistas devengan los mejores sueldos del mundo, legislan según el lobby hecho por oligarquías, favoreciéndolas.

Al pueblo le entregan totumas, algunos se cansan de ellas y las cambian por garrotes y fusiles.

Es de suma importancia cambiar esa mentalidad colonialista y esclavizante mediante normas y políticas socio económicas que incluyan el común de población y regiones. ¡Intentémoslo!

Se equivocan de plano quienes pregonan por doquier la tan maltratada palabra Paz; en lugar de paz, debemos cultivar equidad, justicia social, educación verdadera (no escolaridad burocrática), salud ambiental y preventiva (no salud como comercio) así florecerá la paz.

La paz, al igual que el amor y el odio, no se busca... se cultiva.

Intercambios, despejes, reinserciones, recompensas, son simples distractores, la paz es algo mucho más profundo.

 POLITIQUEROS VS. MEDIOS

Algunos comunicadores se transforman en "politólogos" cuando se aproximan épocas electorales y lo único que hacen es acentuar el clientelismo politiquero; no pasan de hacer cábalas con nombres ya suficientemente conocidos por su inoperancia, mediocridad y corrupción perpetuándolos en el poder. No sigan siendo "idiotas útiles". ¿Será qué algunos reciben coimas por debajo de la mesa? ¡Qué daño tan grande hacen!

 SUGERENCIA

Debemos integrar al campesinado con el consumidor en forma directa. Los presidentes de las juntas de acción comunal o sus delegados, deben hacer una lista de mercado semanal según las necesidades y encargos hechos por las familias de cada barrio e ir a las veredas, Fami y microempresas a adquirirlos directamente de la fuente para distribuirlos según la contribución de cada familia, de esta forma disminuye el costo de los productos, ya que se descarta al intermediario encarecedor.

 TEORIA EVOLUCIONISTA

A doscientos años de la Teoría de Darwin (evolucionista) estamos de acuerdo que Dios, siendo sabio y bondadoso no pudo haber creado seres tan imperfectos como el hombre, y más aún cuando con desfachatez se proclama ser imagen y semejanza de Él. Definitivamente somos descendientes de los micos con perdón de esos pobres animalitos.

 VISITA DE GERMÁN VARGAS LLERAS

Por: Juan de J. Herrera González

Como abrebocas a lo que se avecina en materia política, Calarcá recibió visita del aspirante a Presidente de Colombia. Entre otras cosas:

Invitó al MIRA a unirse a sus filas porque están para desaparecer por el umbral.

Comentó que el MIRA pide acompañamiento pero, son egoístas cuando se les pide apoyo a proyectos. No es nada nuevo, así son ellos.

Dejó claro que no hay regalías cafeteras.

Quiere abogar por la Perimetral cordillerana.

Colombia país de mayor concentración de riqueza del mundo. (Sigan votando por esos).

Quindío sólo tiene cuatro mil millones para inversión. Suma irrisoria. (Y Calarcá, ¿cuánto?)

Tenemos un país inequitativo donde prima el poder político por eso se necesita "palanca" para cualquier obra.

Convierte a los Alcaldes en limosneros que van de Entidad a Institución rogando presupuesto o ayuda.

En Educación: tienen acceso a Universidad estudiantes de estratos 5 y 6, eso quiere decir que el ICETEX, es sólo para la élite.

Se requiere definir competencias funcionales del situado fiscal. Eso precisa nuevo acuerdo político.

Apoya la seguridad democrática.

 BANDEJA PAISA

Por: Juan de J. Herrera González

Concejales de Buenavista tildan su teleférico de elefante blanco. Tranquilos, en Calarcá vamos a tener dos. El Jefe del Mira dice que son "Megaproyectos". Mega-elefantes tal vez...

Aún no sabemos por qué el Te Deum, conmemorativo del terremoto se hizo fuera de la Iglesia. Los sacerdotes no dejaron entrar al Alcalde o, este, sacó los Padres a la calle...

Algunos quieren desalojar de la plaza a los artistas callejeros, cambalacheros y nos imaginamos que a los vendedores ambulantes. Pidamos que les hagan un parque en el lote del que fuera Colegio San José o en el antiguo Instituto. Dense una pasadita a media noche para que vean en que se convierte la plaza de Bolívar. Solución, más parques...

El billete de mil pronto será historia: Pasaje a Armenia $1.300; Lustrada $1.300; el pan de mil no sube de precio, se vuelve más pequeño cada semana; paquetes de verduras de mil son escasas y casi no traen nada.

A propósito, ¿quién será el encargado de pesas y medidas? las libras son ahora de 400 gramos, los litros de 900 cc, y así todo lo demás...

Sin embargo lo único importante para el Alcalde es peatonalizar la 25, idea salida del cerebro cuyabro de David Barros, pero acá hay mentalidad imitadora "lo que el mico ve, el mico hace"...

Llegó la Golden Green, alquila fincas a $30.000, la cuadra y paga al pequeño propietario $100.000, semanales por su trtabajo. Nos cuentan que es una forma de esclavizar a dueños de parcelas durante siete años. Pregunten y verán.

Otro Megaproyecto para la ciudad, esta vez de vivienda. ¿Con qué salarios vamos a pagar esas casas sino hay empleo? Ahora bien, si lo hacen recuerden la norma: 72 metros cuadrados por lote.

El ex-asesor del Alcalde en tránsito, quien certificó sin permis a guardas de la ciudad es ahora asesor de invasiones a lotes públicos. ¡Qué esperanza!

Conocimos contrato de 40 millones, con alguien que tiene preferencia en estos contraticos, dizque para mejorar la calidad de funcionarios para certificación Icontec. ¿Acaso no escogieron los mejores? Vaya manera de gastar dineros públicos. Hacen lo mismo que la anterior alcaldesa, por eso dejó huella.


"La vida solo se puede comprender mirando hacia atrás, pero solo se puede vivir mirando hacia adelante".
Kierkegard

 EJEMPLOS DE VIDA: JAIME LOPERA GUTIÉRREZ

Por: Janet Duque Cuéllar

Jaime Lopera GutiérrezLa sensibilidad del sentir de Jaime Lopera va más allá de su afición por la disciplina, especialmente por sus obras llenas de ternura como la del hombre amigo, escritor, historiador y político, obras donde celebra la realidad social, la exaltación de los sentimientos nobles, la originalidad, porque le interesa hacer resaltar la auténtica calidad humana. Esta doble acepción, de la sensibilidad de una parte, y la disciplina, de la otra, hace de sus obras nuevos elementos rectores.

La rica fantasía, la profunda humanidad, el manifiesto conocimiento de las ciencias humanísticas y clásicas que demuestran todas sus obras, pone en evidencia que Jaime Lopera está en estrecha vinculación con el culto mundo del humanismo.

¿Quién es Jaime Lopera Gutiérrez?

— Toda autodefinición es un peligro. Pero me defino a mí mismo como una persona familiar, amiga de sus amigos, tolerante, inconforme, inquieto, curioso, con humor, versátil, asertivo, un espíritu libre y un cinéfilo voraz.

¿Le debe algo de su formación cultural a un profesor de primaria o bachillerato?

— A don Gonzalo Gutiérrez, el esmero por la escritura, y al padre Alzate mi afecto por la filosofía.

¿Qué le aportaron sus padres y familiares en cuanto es usted como escritor?

— Mi madre me hizo gozar la pintura y a la música (ella cantaba, con voz de mezzosoprano, El Dúo de la Africana, de la zarzuela del mismo nombre de Fernández Caballero); de mis tías maestras, Carlota y Teresa, la pasión por enseñar. A mi padre le gustaban los tabacos, las noticias y los viajes: recuerdo uno con mi hermana Cecilia en el vapor David Arango, por el río Magdalena, desde La Dorada hasta Barranquilla. Ese mismo barco lo evoca García Márquez en una de sus novelas.

¿Primer libro que leyó?

— Los cuentos de los hermanos Grimm. Luego disfruté un librito sobre las aventuras de Sandokan, del escritor italiano Emilio Salgari.

¿Qué personaje literario le ha impresionado a lo largo de su vida?

— Muchos. Por ejemplo, John Shade, el poeta de Pálido Fuego. Los personajes de Benjamín Baena Hoyos en su espléndida novela El Río Corre hacia Atrás. Sam Spade, el detective de Dashiell Hammett, que Humphrey Bogart lo convirtió en un icono del cine. Después me pasó con Ian Fleming lo mismo.

¿Cuándo comenzó a escribir y qué géneros fueron sus preferidos?

— Mis primeros pinitos como escritor los hice en un semanario Rojaspinillista de Calarcá de cuyo nombre no quiero acordarme.

¿Dónde publicó sus primeros textos?

— En una gacetilla que se publicaba en Calarcá por Procivismo, eje del movimiento cívico de los picapiedras. Luego en La Patria, de Manizales, donde me publicaron algunas notas gracias a Héctor Rojas Castro.

¿Quiénes reconocieron su trabajo literario en un comienzo en el Quindío?

— Primero que todo, una barra de amigos con Adonías Rey, Fabio Botero, Nelson Mora, Bernardo Mejía y Marco Tulio Betancourt. Por aquel entonces gané un concurso sobre la historia de Calarcá, que dio origen a mi libro sobre La Colonización del Quindío, publicado por el Banco de la República en el centenario de fundación de la ciudad.

¿Y a nivel nacional quiénes vieron en usted un escritor representativo?

— Bueno, como representativo, nadie. Pero comencé como reportero en La Calle, un órgano del MRL, bajo la dirección de Ramiro de la Espriella. Luego colaboré con una columna en El Diario de Medellín, en Colprensa, y otra en Semana, puro trabajo periodístico. Cuando empecé a publicar reseñas de libros en la revista Eco, el señor Buchholz me dio su confianza y el poeta Nicolás Suescún toda su orientación.

¿Sus autores predilectos cuando niño?

— Aparte de las parábolas europeas de los hermanos Grimm y Andersen, me llegaron al alma las fábulas de La Fontaine. Más adelante fueron los cómics que leía a hurtadillas en el desván de la casa del negro Concha.

¿Sus autores predilectos en la adolescencia?

— En primer lugar, El Tesoro de la Juventud; luego los libros de Doc Savage, Bill Barnes, La Sombra y Dick Tracy que leía en la revistas Peneca y Billiken de Buenos Aires. Más tarde, los mexicanos Alfonso Reyes y Octavio Paz, y los formidables textos de la revista Mito que me abrieron los ojos hacia Sartre y Bataille.

¿Sus autores predilectos en la época de madurez literaria?

— En primer término, Borges; luego las revistas Nexos y Vuelta donde escribían latinoamericanos y europeos como Arreola y Monterroso; posteriormente mi enorme adicción por Nabokov; y finalmente Savater, Foster Wallace y recientemente Vila-Matas. No puedo dejar de mencionar a Gabriel Zaid, un ensayista mexicano que me revolcó las formas de este género.

¿Estudios realizados?

— Estudie derecho en el Externado de Colombia, pero siempre desistí de graduarme. Luego no me importó porque derivé hacia el Desarrollo Organizacional, DO, tema con el cual innovamos muchísimo en materia de administración de empresas.

¿Cómo define la literatura?

— No existe definición alguna que abarque las inmensas posibilidades de la creación humana. Me remito a Wikipedia donde dice que es el arte que utiliza como instrumento la palabra.

¿Primer libro publicado?

— Gracias a Manuel Mejía Vallejo, dueño de la editorial Papel Sobrante en Medellín, publiqué allí mi primer libro de cuentos, La Perorata, en 1967. Treinta años después encontré, con sorpresa, una copia de ese mismo libro en una biblioteca de obras latinoamericanas en Tokio.

¿Además del género literario qué otros géneros le caracterizan como escritor?

— El periodismo, el ensayo administrativo, la cuentística, las historias de formación, las reseñas de libros, la poesía y ahora entrando en la novela corta. Una vez, en la más larga fiebre por el cine en la revista Guiones con el sevillano Armando Buitrago (Ugo Barti), me dio por escribir guiones, pero me derrotaron otros intereses.

¿En qué lugar y época se inicia su carrera política?

— Mi primer discurso en plaza publica, en la plaza de Bolívar de Calarcá con Hernán Valencia, fue el 10 de mayo cuando cayó la dictadura de Rojas y salimos los jóvenes a celebrar el acontecimiento a pesar de un alcalde anapista que corrió a censurarnos. En realidad, mi vida política fue en el MRL que en aquellos años me hizo concejal calarqueño y diputado suplente en Cundinamarca.

¿Políticamente cómo se define y cuál ha sido su orientación ideológica?

— Mis ancestros liberales me hacen un socialdemócrata malogrado;, mejor, un discípulo de Richard Rorty y un aficionado al sistema político de John Rawls y Castoriadis. Es decir, una ideología progresista que me acompaña a todos los lados cuando, por ejemplo, me defino como un agente de cambio organizacional.

¿Cargos desempeñados dentro y fuera del Quindío?

— Los principales públicos: jefe del Servicio Civil, director de la Esap, gobernador del Quindío, Ministro. Los privados: gerente de la Nueva Prensa, secretario de Afidro, director de D.O. en la Organización Corona; gerente de Recursos Humanos de la Flota Mercante Grancolombiana y Representante de la misma en el Mediterráneo (España, Francia, Italia). A mi regreso al país, abrí mi firma de consultoría, Konsultar Asesores, que todavía me ayuda para el mercado dando entrenamiento y asesorías.

¿De cuál de estos cargos se enorgullece más?

— Indudablemente, los siete años en Corona de donde salí convertido en lo que soy como persona. Aprender de las ciencias del comportamiento humano, y por esa afinidad conocer a mi actual esposa y colega en los mismos menesteres.

¿Al político lo formó el escritor, o por el contrario, el escritor nació del político?

— Se nutrieron recíprocamente. En el Café Excelsior, de Bogotá, alternaba con escritores como Jorge Gaitán Durán, Eduardo Cote, Alfonso Hanssen y Hernando Valencia Goelkel, con López Michelsen, Álvaro Uribe Rueda, Iván López Botero e Indalecio Liévano. Esa fue una mixtura muy rentable para mi desarrollo personal. Era entonces un muchacho provinciano metido a grande que adoptó muchas costumbres bogotanas como el corbatín y el saco cruzado. En Bogotá viví treinta y ocho años; a mi regreso al Quindío, apenas llevo diez.

¿Con qué políticos Colombianos tuvo usted amistad?

— Soy un jubilado de López Michelsen, mi único jefe político en toda mi historia; pero viví de cerca los gobiernos de Belisario y Virgilio Barco, quienes me distinguieron con importantes cargos públicos y con su amistad. Con Benjamin Ardila vimos a López en Anapoima, un mes antes de morir, y creo poder confirmar su aprecio por mi.

¿De igual manera, qué escritores internacionales ha tenido la oportunidad de tratar?

— Un breve saludo con Borges en Bogotá; con Augusto Monterroso en una visita que nos hiciera a la revista Pluma; la presentación que hice de Fernando Savater en el Teatro Yanuba de Armenia; y un saludo de mano con Ernesto Sábato en un café de Buenos Aires. A Fernando del Paso lo conocí en una feria del libro, y me perdí de una entrevista suya porque no llegué a la casa de Antonio Montaña en Chía.

¿Cuándo descubrió el minicuento?

— En 1965, leyendo a Borges, Juan Rulfo, Marcel Schwob, Enrique Anderson Imbert y Juan José Arreola. Hice una antología personal de esos autores y desde entonces advertí que ese género de narrativa no me era del todo ajeno; lo sigo cultivando y tengo por lo menos tres libros inéditos con cuentos cortos.

¿El escritor Umberto Senegal señala que usted fue el primer cuentista Colombiano en publicar un libro completo de minicuentos, qué opina al respecto?

— Es un hallazgo de Senegal que me emociona, sobre todo porque lo ha escrito y divulgado en varias partes. No niego que me halaga, pero ahí está Luis Vidales como precedente. Si estoy en alguna antología, como las de Kremer/Bustamante y la de Rebetez, es porque ya existe ese reconocimiento que me propició Umberto.

¿Qué acogida tuvo su cuento La Perorata por la época que se editó, entre los cuentistas Colombianos?

— En el círculo de los amigos de Papel Sobrante, la editorial de Medellín que me publicó ese libro, Óscar Hernández y Darío Ruiz Gómez me hicieron muy elocuentes comentarios. Luego Mario Rivero, en Golpe de Dados, haciendo una excepción porque allí sólo se editaban poemas, me publicó una selección de otros cuentos.

¿Qué libro de cuentos viene después de esta obra?

— Vino después, en 1986, el Minotauro Insólito, de la editorial Pluma, de cuya edición ya no quedan ejemplares. Hace tiempo tengo lista una colección de cuentos eróticos, El Copulario, que algún día me decidiré a publicar en estos contornos. Ahora estamos preparando un nuevo libro para Planeta, del corte de La Culpa es de la Vaca, que me ocupará muchas horas este año. De este género, ya son siete los publicados por Intermedio y todavía no salgo de mi asombro sobre los ejemplares vendidos.

Son notorios los hábitos de grandes escritores cuando escriben. Cuáles son los suyos, ¿Tiene una manía particular cuando se sienta a escribir?

— Soy como los perros, que dan vueltas y vueltas antes de echarse. Mi inestabilidad literaria es proverbial. Escribo notas a mano, o en cuadernos, que después voy pasando al computador; las dejo madurar y luego de varias semanas vuelvo a olfatear ese cocinado para ver si ha quedado decente.

A propósito de lo anterior, ¿Corrige mucho aquello que escribe?

— Si, corrijo mucho por respeto a los lectores. Me ayudo de diccionarios y del Internet, y no le temo a la crítica literaria porque nadie es perfecto.

¿Qué papel desempeña la inspiración en su obra?

— Todo. Camino con cuadernillos y lápices por todas partes, y mi esposa me ayuda tomando notas cuando voy conduciendo. En mi mesa de noche hay una libreta que, de repente, en la noche, se llena de garabatos sobre un pensamiento que me desvela.

Como historiador ¿En qué corriente se incluye usted para desarrollar sus métodos de investigación?

— Soy apenas un amateur, pero sigo las rutas y métodos de Marc Bloch y Jaime Jaramillo Uribe, primordialmente. No obstante, antes de publicar investigo mucho, a veces demasiado, como si no atreviera a opinar de un tema sin un respaldo conveniente. Esa manía a menudo me esteriliza, porque hay afuera muchos profesionales dando ejemplo de estudio y penetración.

¿Cuáles son las virtudes literarias de Jaime Lopera?

— A veces creo que la síntesis, pero esa no es una virtud sino un pecado para los narradores. Soy una mezcla de muchos estilos e influencias, como casi todo el mundo, así que no podría decir a cabalidad que posea un estilo propio. Otros podrán decirlo, yo no.

¿Qué le critica usted a la literatura Quindiana de su generación?

— No existe, que yo sepa, una generación quindiana en la que pueda inscribirme. A mi edad, pasado el séptimo piso, solo me queda pensar en alguien como Darío Botero Uribe en filosofía, o Guillermo Sepúlveda en la poesía. Estamos en mora de un debate sobre el alcance de la literatura quindiana en el panorama regional y nacional, pero por anticipado creo que nuestros nombres emblemáticos son muy pocos.

Me interesa mucho conocer una definición suya, personal del minicuento?

— El subgénero del minicuento suele ser definido a partir del número de palabras, pero hay un mínimo de atributos: una presentación de los personajes, el desarrollo de la historia y un final inesperado. Es posible decir que en el breve espacio de 50-500 palabras muchas situaciones pueden crearse, con resultados insólitos o imprevistos. Un poema haiku a veces lo parece; un poema breve y descriptivo también.

¿Sus peticiones sobre la devolución de tesoros aborígenes a España, ha tenido alguna respuesta positiva?

— Esta es una lucha solitaria de años. El gobierno de España es silencioso, y nuestros diplomáticos no pelean con la madre patria. Pero la opinión mundial está con estas repatriaciones, y hasta la UNESCO nos sigue los pasos.

¿Podría explicarnos con más amplitud acerca de este importante trabajo que usted se propone para recuperar las valiosas piezas precolombinas que tiene España en su poder?

— Por la vía diplomática, cero. Por la vía de una acción popular, muy pronto el Gobierno actual tendrá que pronunciarse a favor del rescate del tesoro. Amanecerá y veremos. Pero tenemos ya abogados internacionalistas ocupados de encontrar una salida jurídica comparada que a su tiempo deberá tener un escrutinio popular.

¿Cuál es más importante para usted el cuentista o el historiador?

— Desde siempre, la literatura predomina en mis lecturas y en mis escritos. Escribo y leo todos los días, pero predominan mis intentos de hacer ensayística y narrativa. Pero, por ejemplo, mi columna periodística en La Crónica sólo contiene opiniones ocasionales, y a veces creo que no influyen para nada en esta tierra.

¿Qué escritores admira en esta etapa de su vida?

— Sin ninguna duda a García Márquez. Pero me gustan mucho Vladimir Nabokov, cuya obra completa poseo en diferentes ediciones; Vila-Matas en España; y Paul Auster en EEUU. Ahora mismo estoy disfrutando a Julio Cesar Londoño, Héctor Abad y William Ospina, que sacan la cara por los colombianos. Aquí entre nosotros, me descresta el rigor de Carlos Castrillón.

¿Alguna obra de la literatura universal que valga la pena leer?

— Fuera de Cien Años de Soledad, solo recomendaría a Borges, los ensayos de Octavio Paz, y la obra poética de Fernando Pessoa y de Antonio Machado. Los norteamericanos Shepard y Carver me seducen, pero no conozco toda su obra.

¿Qué se le dificulta como escritor?

— La concentración necesaria para seguir, seguir y seguir hasta quedar contento.

¿Qué significa dentro de su producción literaria obras como La Carta a García y La Culpa es de la Vaca?

— Ambos son libros de compilaciones. Se trata de una tarea didáctica, que ha llegado a multitudes, donde mi pensamiento sólo se encuentra en el criterio de selección. Con mi esposa y coautora creemos que nuestros mensajes tiene un valor intrínseco y que mucha gente los ha recibido como ayuda.

¿Qué proyectos tiene y desarrolla en la actualidad?

— Tengo en marcha una nouvelle que, como tal, es pasar de los cien metros planos (el cuento) a la media maratón (novela corta). Cuando rompa la cinta de la maratón (la novela), si llego, podré sentirme realizado. El libro comienza con el accidente en que murió Gardel, con un testigo vivo de la tragedia que cuenta toda su historia.


"A quien no aprende con los padres, le enseñará el mundo".
A da Silva Costa

 EDICIONES ANTERIORES
30-ene-06 | 15-feb-06 | 28-feb-06 | 12-mar-06 | 30-mar-06 | 15-abr-06 | 30-abr-06 | 15-may-06 | 31-may-06 | 30-jun-06 | 30-jul-06 | 15-ago-06 | 31-ago-06 | 15-sep-06 | 30-sep-06 | 15-oct-06 | 31-oct-06 | 15-nov-06 | 30-nov-06 | 15-ene-07 | 31-ene-07 | 15-mar-07 | 31-mar-07 | 15-abr-07 | 30-abr-07 | 30-may-07 | 30-jun-07 | 30-jul-07 | 30-ago-07 | 15-sep-07 | 30-sep-07 | 15-oct-07 | 31-oct-07 | 30-nov-07 | 31-dic-07 | 31-ene-08 | 29-feb-08 | 31-mar-08 | 30-abr-08 | 31-may-08 | 15-jun-08 | 30-jun-08 | 31-jul-08 | 31-ago-08 | 15-sep-08 | 30-sep-08 | 30-oct-08 | 30-nov-08 | 01-ene-09 |

Regresar a la página principal      Escríbanos su comentario.      Lea y/o firme el Libro de Visitas
 
IMÁGENES CALARQUEÑAS
Nuevas Imágenes
"YIPAO 2006"
Yipao 2007
MONUMENTO AL CACIQUE
Agrandar imagen.

Ubicado en el Barrio La Huerta. Postal calarqueña, regalo a nuestros visitantes. ¿Saben quién es su autor? Esperamos sus respuestas.