Logotipo calarca.net
 
Inicio    Escríbanos sus inquietudes    Lea nuestro Libro de Visitas
Logotipo La Avenida
 CONCURSO DEPARTAMENTAL DE CUENTO HUMBERTO JARAMILLO ÁNGEL

Con motivo del centenario del nacimiento del escritor Humberto Jaramillo Ángel, ilustre cultor del cuento en la región, la revista LA AVENIDA, en convenio con el Instituto de Bellas Artes y el Programa de Comunicación social - Periodismo de la Universidad del Quindío, organiza el I Concurso Departamental de Cuento Humberto Jaramillo Ángel.

Este concurso tiene como propósito reinventar el panorama de la cuentística en el departamento del Quindío. De igual manera, se pretende dar a conocer la obra y figura de Humberto Jaramillo Ángel.

REQUISITOS

- Nacido o residenciado hace más de un año en el Departamento del Quindío.
- Ser un joven apasionado del arte de escribir.
- Ser menor de 30 años.

BASES DEL CONCURSO

- El cuento debe ser entregado en sobre cerrado en la oficina del programa de Comunicación social-Periodismo, bloque de Ciencias Básicas y Humanas de la Universidad del Quindío o en las casa de cultura de los municipios.
- El plazo de entrega será el 12 de diciembre del 2008 a las 5 p.m. y el fallo se dará a conocer el 18 de febrero de 2009.
- El cuento deberá estar escrito en castellano, en original y dos copias, firmado con seudónimo, con una extensión mínima dos cuartillas Arial 11 espacio sencillo. En sobre aparte, los datos personales del autor: nombre completo, seudónimo, título de la obra, documento de identidad, ciudad, teléfono, dirección y correo electrónico.
- El fallo será comunicado a los participantes vía correo electrónico y página web de la Universidad del Quindío y la Ufm 102.1.
- El jurado estará conformado por escritores reconocidos de la región, que seleccionarán los cuentos que serán incluidos en el libro homenaje a Humberto Jaramillo Ángel.

PREMIACIÓN

* 1er. Puesto: $500.000
* La publicación de los demás cuentos escogidos, se entenderá como retribución al trabajo literario.
* Los finalistas recibirán los dos libros de Humberto Jaramillo Ángel publicados por la Editorial Cuadernos Negros.

 EDITORIAL - EL DÍA DE LA SUERTE

"Las sandías y los tréboles tienen su dosis de cianuro"
Ella

La democracia colombiana requiere de ajustes que faciliten la construcción colectiva de la justicia social. La comunidad civil está harta de las triquiñuelas electorales a las que cada cuatro años asiste. Manipulación sentimental en su más pura expresión. Discursos desarticulados de la realidad. Clisé partidario y dogmático. Incapacidad para comprender que los tiempos han cambiado y que las dinámicas de gobierno se bifurcan, en nuevos mapas de conocimiento. La realidad, esa que Nabokov aconsejaba escribir entre comillas, se encarga de contradecir al sistema ideológico imperante. Sin reducir el problema a esquemas de apreciación partidista, es justo sacar adelante algunas reformas significativas en el método simbólico al que nos vemos abocados.

1. Los imaginarios demócratas se robustecen desde la experiencia popular. La democracia nace de los anhelos intrínsecos de la gente de a pie. El gobernante, en consecuencia, es el encargado de articular estrategias para cubrir las necesidades de la población. Para eso existen los comicios electorales. El apoyo popular estriba en la aceptación de un plan de gobierno que la ciudadanía considera pertinente. No se eligen carismas particulares ni filiaciones personalistas. La democracia no necesita de la presencia de caudillos que lleven las riendas. No. Lo que requiere es interlocución entre los diversos estamentos sociales para lograr consensos. Las formulas mágicas no existen. A todos nos tocará, en su momento, poner nuestra cuota de sudor para la reactivación económica. Sin embargo, como lo señala el sentido común, la carga debe basarse en el principio de equidad. Las masas populares no pueden soportar, como hasta ahora lo vienen haciendo, los coletazos de la miopía gubernamental y fiscal.

2. Las colectividades ideológicas deben asumir la cota de responsabilidad histórica que les corresponda. El liberalismo y el conservatismo han sido los principales promotores de los vicios que dificultan que la gente crea en el sistema democrático. Las dos caras de una misma realidad politiquera. Cuando a cada uno le tocó dirigir los destinos del país se mostraron incompetentes. La militancia se ha reducido a cifras irrisorias. Ninguno está en condiciones pragmáticas para desarrollar las transformaciones que requiere la nación. Ambos se muestran inferiores a la responsabilidad histórica de recomponer al país de los estragos del gobierno del presidente Uribe. Simples esbirros en la lógica absurda del enriquecimiento de la oligarquía.

3. La democracia, en el plano teórico, es el sistema de gobierno en el que las mayorías optan por una plataforma de desarrollo social. El crecimiento económico debe cubrir todas las capas que componen el espectro popular. Esto se queda en declaraciones oficiales. No se concreta en la cotidianidad del hombre. Cito, como ejemplo que nos toca, el caso del turismo. Cada vez que veo los informes sobre el auge financiero que trae y las transformaciones físicas que se llevan a cabo para convertir al Quindío en un Disney criollo, me pregunto en dónde se estarán quedando los réditos. A la gente de los estratos bajos el turismo sólo le trae basura para limpiar.

4. El escrutinio público al que se deben someter las acciones de los encargados de las instituciones democráticas, arranca de la conciencia de que la administración de los recursos de la nación es de responsabilidad colectiva. Los puestos oficiales no deben servir como pretextos para engrosar el calibre de las cuentas bancarias de los interesados. Y, si esto ocurre, es debido a la antipatía de la población en lo tocante a ejercer veeduría a los movimientos gubernamentales. Los ciudadanos no son cifras, sólo necesarias en las justas electorales. Son agentes vivos de una ecuación social que se circunscribe en las dinámicas del desarrollo humano. Partículas de un tejido mestizo, incluyente, que renuncia a la lógica de la segregación y la opresión. Por eso, la separación entre votante y veedor es pan de malos gobiernos. Debemos estar atentos para que los proyectos por los que votamos, sean cumplidos con la eficacia que requiere la realidad del país. Revisar con lupa los resultados de la administración local y nacional. Hacer que las rendiciones de cuentas y los concejos comunitarios sean herramientas de presión cívica.

Tareas urgentes para la consolidación del sistema demócrata. Robustecer las instituciones. Acercar las acciones del estado a las miserias de la gente de a pie. Crear puentes comunicativos que rompan los tabúes de las ideologías. Ya la lucha de clases, por el lado marxista, y la liberalización de la economía, por el capitalista, deben ser recogidos como presupuestos teóricos obsoletos. Lo que realmente importa es la humanización del sistema. La diligencia del pan compartido y la mesa fraterna.

 EL SEMÁFORO

INTERNET Y CUPIDONAUTAS
Por: Ricardo Vejarano

Respecto a los tiempos de la llegada del teléfono a nuestras ciudades, en Popayán, el historiador Daniel Vejarano Varona hace referencia a una experiencia curiosa. Cuenta que su familia era una de las pocas en la región que poseían tal aparato. Al marcar sólo dos dígitos, lograban comunicarse con otra persona con total claridad. Sin embargo, la conversación no era del todo privada. Precisa Vejarano que todos los teléfonos estaban conectados entre sí y que si algún tercero levantaba su auricular, escuchaba sin problema las conversaciones ajenas. Se conocieron así muchos secretos.

Las tecnologías contemporáneas no son invenciones sacadas de la nada. Son, simplemente, procesos de perfeccionamiento de desarrollos anteriores. Sin tener la remota idea de que hoy día existiría la Internet, aquellas escasas familias de Popayán accedían a la versión prehistórica del Chat. Claro está, el tercero no podía interactuar si no quería que descubrieran su intromisión.

Mi madre cuenta, por ejemplo, que para comunicarse vía telefónica con mi padre cuando se encontraba en otras regiones del país, debía llamar primero a Bogotá, para que la operadora realizara la conexión. Hoy, no existen intermediarios. El gran aporte de la Internet consiste en la abolición de terceros para lograr interactividad. No se necesita presentar a nadie. Los individuos se presentan solos, sin operadoras ni intermediarios. El afecto renace y al sentirse arte y parte del fenómeno Internet, el individuo usa la tecnología para encontrarse con otros, de otras partes, muchas veces desconocidos.

En este primer intento de encontrar vida en las topografías del mapa virtual del mundo, es necesario que quien responda desde el silencio del ciberespacio, comparta algo de información común. Nos enamoramos vía Internet. Este enamoramiento tiene, como principal característica, la ausencia del contacto físico. Se construye primero una relación de interlocutores. Se crean luego lenguajes comunes y relatos, igualmente comunes. Decía un amigo hace muy poco: "una mujer no es de quien la posea, sino de quien la sueña". En Internet el afecto se sueña y se simula. El amor se hace inmaterial y se convierte en órdenes de comandos computarizados mediados por una pantalla. Se suplantan así identidades e imágenes. Luego la voz, la imagen y el sonido al unísono, en un acorde celestial, cósmico. Al hacerse inmaterial se hace dinámico, creativo, inabarcable e infinito.

Se puede soñar con el momento del beso, pero no existirá una única forma de besar. Se pueden soñar millones formas de besar antes de hacerlo físicamente. Se debe ser ágil para amar de forma inmaterial. Para lograrlo, se deben superar eslabones primitivos de la evolución de las especies. El sucesor del homo sapiens, no puede seguir amando de la misma manera después de la Internet. ¿Qué queda entonces de aquel lejano amor?, ¿Qué lugares o topografías virtuales recorrerán los enamorados tomados de la mano, sin manos presentes, sin cuerpo y sin rostro?, ¿Debo acaso alejarme de los computadores para no correr el riesgo de enamorarme? En el amor virtual Cupido no existe. Existe un vasto océano cósmico repleto de cupiditos.

 EL TRANSEÚNTE

EN LA RUTA DE SEDA
Por: Hugo Hernán Aparicio Reyes

"Le llevó de regalo una túnica de seda que ella, por pudor, no se puso jamás. Si la sostenías entre los dedos, era como apretar la nada..." Quizás exista un intento mejor logrado de aludir a la sutileza del tejido, asociado histórico de belleza, opulencia y poder. Quizás puedan hallarse en el enorme inventario de la narrativa literaria, un balance más sugestivo entre lo escrito, y aquello que con fina intención se omite; o una atmósfera semejante de indefiniciones, de silencios, de perfiles humanos y sucesos apenas esbozados. Quizás.

"...Lentamente la hizo girar hasta tener en sus labios el punto preciso en que él había bebido..." - "...ahí estaba la taza de té, frente a él. La tomó y comenzó a voltearla, y a mirarla, como si estuviera buscando alguna cosa en el filo colorado de su borde. Cuando encontró lo que buscaba, apoyó allí los labios y bebió hasta el fondo"... Tal vez para gustos prosaicos, pasajes de limpio erotismo como este, destilado a gotas entre el ir y venir intercontinental de uno de sus personajes principales, resulten mudos. Tal vez la iterada descripción de los periplos de Joncour por tierras y mares remotos (entre Francia y Japón) en busca de las preciadas larvas, mucho antes de la navegación aérea; la incursión extraña al contexto de uno que otro actor momentáneo, como aquel vecino que abandonado por mujer e hijas se negó a volver a hablar -"... la vida, a veces, te cambia de una forma que no hay nada más que decir..."-; o la trama de evocación Christie o Simenon que soporta el relato, parezcan artificios para atrapar lectores. Tal vez.

Mas no es posible que tan deleitoso elíxir narrativo sea apenas una conjunción de elementos producto del azar. Talento y oficio brillan nítidos y a la par en la pequeña novela o cuento largo (cedo la discusión a eruditos y críticos) del italiano Alessandro Baricco, cuyo título, "Seda" (1996), ronda entre sus páginas. A veces, como el tejido material objeto de fortunas, de cruentas guerras, de rutas aventureras; otras, como elaboración de erotismo contenido o imágenes de entrevelo; y a lo largo del texto, en su esencia misma; en la tersa corriente de su lenguaje. Su lectura de viva voz, en una sola sesión, es experiencia estimulante. Igual si se prefiere el silencio, en complicidad con el narrador.

El laconismo en Seda, no obstante, es engañoso. Por una parte, el resultado no siempre es concisión. Por otra, la restricción, a lo largo del discurso anecdótico es selectiva. Por momentos abunda el detalle hasta aparentes excesos. Obedece lo anterior, más que al designio caprichoso del autor, a su coherencia con una estructura innovadora de inspiración neobarroca. Seda, a diez años de su publicación es ya obligatorio referente de las nuevas tendencias narrativas orbitales.

Periodista, narrador, dramaturgo y ensayista nacido en Turín, Baricco, autor también del monólogo teatral Novecento (1994), llevado al cine (la historia del pianista genial que nació y murió en un barco trasatlántico sin haber bajado a tierra jamás), licenciado en Filosofía, se sitúa distante del acoso mediático, de reportajes y entrevistas que amenazan convertirlo en estrella literaria. Hace pocos días visitó Medellín, donde dictó conferencias y dialogó con escritores colombianos. Escribió además las novelas, Tierras de cristal (Premio Médicis, 1991), Océano mar (Premio Viareggio, 1993), City (1999) y Sin sangre (2003); y los ensayos, Rossini Il genio in fuga, El alma de Hegel y Las vacas de Wisconsin.

 EL COQUETEO DE LA ESCRITURA

Por: Ángel Castaño

"Suelto el lápiz. Las puntas de mis dedos huelen a ella" Yo. Poema de la penuria.

Hugo Aparicio ha descubierto que lo sensual sólo es inteligible en el lenguaje polifónico del silencio. Y, sabe de sobra, que el erotismo es la fibra en la que todos los días el escritor se columpia. De esa certeza nacen sus aforías, textos que no superan las veinte palabras, y que piden del prosista el pulso sereno de un pistolero del medio oeste. Cómo, si no con la fugacidad, se puede plasmar la anchura de un beso suspirado. De una historia que se vive en el universo de las letras de imprenta.

Las aforías son capaces de llevarme a los escenarios en los que Hugo se toma una cerveza con sus quimeras. Y allí, sentado en el rincón, caí en la cuenta de varias cosas: las dos primeras las utilicé para abrir este comentario, que carece por completo de cualquier pretensión distinta a la de felicitar a un amigo que ya se perfila como maestro. Las demás las utilizo como disculpa para leer los borradores de la segunda parte de Aforías. Para que Hugo cumpla su palabra de permitirme paladear la versión que tiene en la memoria de su computador. Y, si no está de demás, publicar en primicia un adelanto del libro en estas páginas.

 MACONDOCITY

CHAO NENITAS
Por: Vincent Santos

"El universo es una arbitrariedad. Punta de mis zapatos descosidos" Yo.

Luis estaba sentado en la mesa de atrás. Tamborileaba sobre el cristal con los índices. La cara sonriente de Héctor Lavoe estampada en la camisa negra. Al ver que me acercaba, quitó el morral que tenía en el puesto de enfrente. ¿No te animas a vender gatos? Pendejo, ese negocio es puro, lisito, nada de complique. Nada, huevón, no tengo un peso para entrar al negocio. Qué va, si mantienes con los bolsillos llenos de billete. No trabajas y vestís como riquito. No, marica, en serio, ando limpio. Bueno, bueno, pero deja de quejarte. Además, ese cuentico de que andas pelado es más chino que el que le inventé a Mónica. Figúrate que le dije que iba a verme con ustedes, pelotudos. Bah, ¿y no estás aquí? De verdad, Vincent, hay personas lentas, pero le ganas a todas. Ahora, no más aparezca la gente, me voy. Ahí viene el capitán Vincas. Puntualito, como siempre. Levanté la vista. Un señor con sombrero y paraguas hablaba con la mesera, una morenita coqueta. Cada vez que veo al capitán Vincas recuerdo mi pasado como volante de contención en V.L. Club. El doce en la espalda, y la responsabilidad de aguantar el ataque de los creativos del equipo contrario. Procure mandar la pelota hacia los costados, de esa forma frenamos el avance escalonado del rival. ¿Entendió? El técnico se quitaba los lentes oscuros. Los ojos le bailaban en las cuencas como pescaditos. Yo, en lugar de contestarle, miraba la tribuna. La mona de la esquina, la hermanita menor del zaguero central. Piernas flacas y cucos de muñequitos. ¿Qué, se le comieron los ratones la lengua? No, esa flaca se me tragó el seso. Cada vez que la veo, tan alejada, mirando cómo le paso el balón a Diego, la panza me hormiguea. Si, siento unas ganas de cogerme la verga... La poesía francesa tiene el mérito de contar en sus filas a vates tan disímiles como Rimbaud y Mallarme Pero, si usted lo mira con detenimiento, se dará cuenta de que existen unos vacíos significativos en esos mismos poetas.

El capitán Vincas tiene la facultad de seducir a las mujeres con temas que a pocos importan. En cierta ocasión, cuando visitamos a Hugo Aparicio, le sacó el número de teléfono a una chica tan sólo con hablarle del concepto de la líbido en los escritos de la escuela de Baltimore. La morenita miraba al capitán Vincas, asentía de vez en cuando y una risita nerviosa se le escapaba. Miré a Luis Bernal. Se palmoteaba las piernas, siguiendo el ritmo de la canción que salía de los parlantes del radio. Gitana, gitana, tu pelo, tu pelo, tu cara, tu cara. No. Eso no se canta así. Deje de ponerle comas a las canciones. Gitana gitana gitana gitana tupelotupelotucaratucara. Y tengo celos del viento porque acaricia tu piel. Los celos los celos. ¿Willie Colón? Si. Ese mancito tiene un par de canciones que lo dejan a uno medio lelo. Y es que la salsa se mete por los poros. No existe el quite para el llamado de las trompetas. ¿Cuánto demorará Ángel? ¿Para qué lo esperamos? No sé, creo que nos va a entregar la nueva edición de la Avenida. ¿Para eso? Eso puede esperar. Ya estas aquí, Luis, aguarda un ratito más. No demora en llegar. Ese chino nos dijo que estaría aquí a las tres. No tarda en aparecer. El pelado es puntual, algo lo debió retrasar. Luis sacó del morral una carpeta. La extendió sobre la mesa, ordenó una hilera de papeles y me miró.

A Luis lo conocí pocos meses después del terremoto. Vivía por ese entonces en un apartamento de la carrera trece, sobre un amplio salón que alquilaban para fiestas. Tenía el lujo de compartir sábanas con la niña que me cortaba el aliento. La hermanita de Diego no se quedó con los figurines estampados de Alf en los cucos. Los cambió por hilachas de sexo. Y yo, como el pendejo de la historia, seguía babeando por ella. Y Luis cabalgándola, de lo rico. No le tuve rencor. Las mujeres no son del que las tiene. Son del que las sueña.

Ángel llegó a las tres y media. Dijo que el retraso se debía a un inconveniente en las máquinas de la imprenta. Nos dio un ejemplar de la Avenida a cada uno. Ya saben, cualquier comentario lo hacen llegar. Espero que esta edición no salga tan trastornada como las anteriores. Tranquilo. Luis se disculpó, se levantó de la silla y pasó su mano izquierda por las nalgas del Capitán Vincas. Para tener un acercamiento más sensible a la problemática del uribismo, puedo esbozar una serie de ideas sobre la importancia de los imaginarios sociales. Además, es justo reconocer que este es un fenómeno de coyuntura. La política del presidente se caracteriza por la improvisación. De la poesía francesa a los estragos de la política colombiana. Si, ya sabes como es de ecléctico el viejo en sus conversaciones. Ni me miró cuando le pasé el ejemplar. Lo que no entiendo es por qué no le han llamado la atención a esa nenita, si lleva más de treinta minutos ahí, tan campante, desatendiendo sus labores. Listo, ya me tengo que ir. Ángel salió sin despedirse del capitán Vincas. Seguí con la mirada el paso de uno de los editores de la Avenida. Luis Bernal regresó del baño. Ya verás lo sabroso que lo vamos a pasar. ¿Qué? Si, hice unas cuantas llamadas desde el baño y me conseguí un par de niñas. No quiero, estoy sin un peso en los bolsillos. Esta vez invito yo. ¿Ya se fue Ángel? Si, traía unos cuantos números atrasados en una bolsa y un Lp de música clásica. Amadeus. Bueno, vamos pues. A tirar como locos. Dirás como putas. Da lo mismo.
 LA MOCHILA

DE NACHO A BABELIA

Las nuevas tecnologías han hecho que la formación tradicional renueve sus formas y modos de comprender el proceso pedagógico. La velocidad lograda por la Internet, norma básica para la sociedad globalizada, en la que las fronteras son líneas que se transponen desde la comodidad de un monitor doméstico, demarca las estructuras e instituciones de conocimiento. Las nuevas generaciones tienen compuertas que se abren con sólo un clic. Esto hace que las nociones educativas se redimensionen a la luz de los acontecimientos. Estamos entrando en la escuela de Google, dejando atrás la de Nacho y la de la alegría de aprender. Vemos todo en videos. En hipertextos que se bifurcan y llevan a parajes desconocidos. Los niños están creando una cartografía virtual que permite la apropiación de la red. Exploradores de un cosmos que pone a tambalear la motricidad, afina la mirada y mezcla información y pasatiempo.

Frente a los avances tecnológicos de las telecomunicaciones, el sistema educativo ha visto la necesidad de revisar a fondo los presupuestos teóricos en los que descansa. Y es que, gracias a herramientas mediáticas como la televisión y la Internet, que permiten que un mensaje informativo llegue a miles de receptores al unísono, el papel tradicional del educador está en el centro del debate. No se concibe que los ciudadanos de la globalidad, formados por la rapidez noticiosa y la facilidad de acceso a diversas fuentes de información, en algunos casos antagónicas, reciban una formación premoderna. Las generaciones que nacieron después del colapso de las ideologías totalitarias, y que se insertan en un sistema de cosas que se basa en la polaridad económica, crean necesidades que la enseñanza formal debe suplir. Necesidades de orden instructivo y analítico. La Internet formará hombres de hipertextualidad. Capaces de amalgamar nociones contrapuestas, armonizándolas en mapas sincretistas de conocimiento. Cada vez más se irá haciendo menos dogmática la enseñanza escolar. Con el paso de los años, la formación humana será de índole personalista, basada en las carestías u opciones del individuo. Adoptará la virtualidad como utensilio para romper las fronteras y trasponer los prejuicios culturales. La educación está en pleno proceso de globalización. La metodología didáctica del pizarrón atiborrado de apuntes y el profesor omnímodo, está devaluada.

Los descubrimientos científicos trastornan los vehículos de información social. Tras el invento de la imprenta portátil, la cultura occidental se cimentó en la textualidad, en los moldes de expresión escrita. El libro se convirtió en el principal puente comunicativo. Desplazó a la oralidad y formó la institución instructiva tal como hoy la conocemos. De ahí que, dentro de la lengua española, la imagen modélica del hombre cultural sea el Quijote, caballero libresco que traspone los límites de la "realidad" y crea nuevos paradigmas de apreciación.

Los molinos de viento son tiranos gigantes. Cervantes nos da la idea de que sólo el que ha leído es capaz de alcanzar la lógica compleja. En contraposición, Sancho, un campesino iletrado, ve las imágenes, pero no el fondo. Sin embargo, como la ciencia no se detiene, sino que avanza a velocidades astronómicas, la textualidad resulta ineficiente para comprender la hipertextualidad.

La escuela, centro de incorporación del individuo a la comunidad, resulta del consenso de los disímiles estamentos sociales. Son las normas y ecuaciones comunitarias las que trazan los cambios en la esfera de la formación humana. Los mass media, en este caso uno tan reciente como la Internet, hacen que los métodos magistrales caigan en la abyección.

 DE CARMENÉ O DE FRAGMENTOS

Por: El señor Cardona

"Implosión de átomos sobre el mantel. Trozos de pan en el chocolate."

Se ha dicho tanto sobre la poesía, sobre el tintineo seco que produce un verso en los sentidos del hombre, y han sido tan ilustres las plumas que se han explayado sobre el tema, que uno, como aprendiz, se debería conformar con sólo abrir y cerrar comillas. Pero, si hay algo que permanece inexplorado, indemne de las intenciones dogmáticas del pensamiento occidental, es la poesía. Y uno habla desde la experiencia particular. Desde el silencio que sigue a un estrofa demoledora. Me vuelvo trizas con un adjetivo extraviado, que canta con las cuerdas bucales intactas. Con una palabra que me trae su salobre sexo. Distinto, inmaterial. Pasos sobre el pavimento, miradas. Suicidio continúo. Vocablos que sin saberlo, o bueno, sabiéndolo, introducen en mi torrente sanguíneo la dosis justa de cianuro. Caminas con los zapatos heredados del anciano. Camisa estrecha y amanecidas aguardienteras. La tinta corre, y la caligrafía se viste con el frío de la apatía. Y yo, con un temblor que asciende por mi mudez, sigo mosca. La tengo en mis brazos, la abrigo con mi resuello, y ya la deseo. Sólo digo eso: ella es.

De poesía está compuesta la existencia. Si: en los huesos de los niños y en la caries de los adúlteros vibra la tonada aérea. En el colapso del sistema internacional y en los planes de los tiburones financieros hay insubordinación. En el fusil del combatiente y en la madre que construye un comedor comunitario. La poética se extiende en círculos concéntricos hasta llegar a ocupar el espacio intemporal de dios. Si dios existe es poesía, si no lo es, mejor encerrémoslo en el cántaro de la amnesia.

 LITERATURA DE BOLSILLO
POEMAS MUERTOS PARA NIÑAS TONTAS  

PEDOFILIA

No papá, no quiero que juegues con mis bolas,
mamá de pronto se enoja,
Sí papá, quiero esa pelota ,
pero no lo hagas tan fuerte,
¿Qué me darás? ¿Zapatos,
ropa y muchos juguetes?
Papá te quiero, y tu también me quieres.

                      -Y quitose los harapos el niño inocente.

(...)
Ven pequeña sin senos, quiero acariciarte el pecho,
voy niñita de mis sueños, pretendo arrullarte en tu lecho.
Espérame, no corras tan rápido, estoy viejo,
Levántate la falda quiero olerte el sexo.

¿Jugar conmigo quieres?
¿No importa que te meta el dedo?
Como lo disfrutas pequeñita,
de regalo te daré una muñequita.
La rubia o la pelinegra,
¿Cuál es la  que a tus ojos conquista?
Las dos te daré, si la ropa te quitas

EL CIELO GRIS

Fondo, que avisas tempestades
Abismos provocados
Lagrimas interrumpidas

Silencios genuinos dibujan nuestras formas
Miradas hambrientas absorben la inocencia
Labios rojos llaman tu presencia

Líneas en las manos previamente dibujadas
Cuerpos bañados y arrancados
Pieles olvidadas
Aromas nunca husmeadas
                                  Por: Isablecbj

SÓLO PARA TI

Para ti pensé consagrar mis fantasías
para ti guardé con celo mis mejores besos
mis más sensuales caricias...
para ti
mujer de hermosos ojos tristes
guardé mis mejores poemas
mis más íntimos pensamientos
para ti guardé mis
mejores formas de amar...
solo para ti...
pero… huiste...

DESPEDIDA

Te amaré hasta que
mi corazón dé
su último pálpito
hasta que mis nervios
se tornen duros
y sin movilidad
te amaré hasta que
se extinga el brillo de mis ojos
hasta que mi carne se
vista de un violáceo intenso
hasta que mi cerebro
-o sea yo-
dé su última
oleada de imaginación...
Te amaré...
hasta nunca
adiós...

SONRISA

Con mis labios dibujo tu sonrisa.
Así, siempre que florezca una en ti.
Sonreirá el cielo, el mar y yo

LECCIÓN APREHENDIDA

(...)
¿Quieres que hoy roce tus cabellos con mis labios?
¿No sientes que hago falta a tus escarnios?
¿Te ríes de mi, hoy, pequeñita, cuando te pones brasier
y a los hombres exhibes tus encantos?

Pequeñita, así te quiero ver,
mujer impía no, igual a todas no...
¿No quieres venir a arrullar mi sueño eterno con tu pecho?
...¿Préstame tu muñeca...  Sólo eso?

          Y  tras la sombra de unos negros barrotes
          el niño límpido, ya viejo, perece...
          Y sus recuerdos se difuminan
          entre la mierda y la orina
          de la cárcel donde muere.

CADÁVER # 1

Mortaja célebre de un amor que no fue
agrio sabor a olvido
sendero irreal.
Vuelo cansado
           una palabra de amor.
Condena a odiarte
   recuerdos moribundos que se niegan a desaparecer
olor a tabaco entre los dedos
   amor muerto.
Ojos de pez que no lo ven todo
sentimientos contiguos
palabras sin sentido.
Amor inmaterial
    amargo
         cruel.
Desertora de pensamiento
                 sueño despierto.

FANTASMA

Extraño tu imagen
esa que me acompañó
en mis momentos de silencio.
Diálogo matutino,
despertar siniestro.
Tu imagen toma sentido
piel de mujer que huye
en medio de una palabra.

E.Vignole

EL OTRO QUE TE AMA

No soy yo quien
suplica por tus labios
por tu vientre
y tus caricias
no soy yo quien
te imagina vestida de piel
y perfumada de deseo
no soy yo quien
anhela tu voz en las mañanas
y en las tardes
y en las noches
no soy yo quien
te sueña en la vigilia...
no soy yo...
es el otro
-que habita- en mí
que también te ama...

QUIERO

Quiero morir en tu silencio
ser esa palabra que te falta
la luz que llena tu soledad.
Sólo quiero ser
quien quieras que yo sea.

 

 VAGABUNDO

Disparo embustero

Evito resbalar en la metáfora. Tengo la
costumbre de ir al centro del cuadrilátero.
Las cosas que me ocurren están cubiertas con el manto de lo inútil, de lo execrable. Si: me masturbo con insistencia. Robo cada vez que tengo la ocasión. La eternidad dura unos minutos. Luego, el mutismo. No hay un tercer eslabón.
Soy un viejo nauta. Un merodeador. Un escritor al que el médico aconsejó dejar la poesía. Ahora sólo rayo en prosa. Un orificio oculto me surte del material suficiente para escribir cuentos.
Sí me preguntan qué es lo justo para vivir, les digo que una cama caliente, una hembrita sabrosa y una ventana para escapar.

Estuche de cosméticos

Entro en el supermercado. La campanilla suena.
Algunos ratones saltan sobre los jamones que dejó caer la vieja del carrito.
Me afeito con la navaja alquilada. Me pongo unos calcetines viejos, rotos.
Tiro piedrecillas en los charcos. Me lío a trompadas con los borrachos del centro. Exotismo del más puro.
Escribo porque mi mujer se largó con una ameba. Algo me duele en los pies y creo que debo detenerme. Un trozo de su piel tiene cincelado mi rostro de pescado.
Descansa por unos momentos, piensa que, en efecto, todo ha sido un malentendido. Lo podré olvidar mañana. Si, mañana no me acordaré de estas cuerdas que oprimen mis muñecas.
Este cuento ha sido escrito con la humilde intención de proponerle maridaje sexual a la niña de los pantaloncitos. Si ella recibe copia de este relato, le agradezco que escriba una pequeña cláusula conyugal en honor a Dios y a Marx.

CAPITÁN VINCAS

Aforía
Colapsó el universo en un segundo.
Dios decidió dedicarle tiempo a su familia.

                                                Jogo
 EDICIONES ANTERIORES
Edición 01 | Edición 02 | Edición 03 | Edición 04 | Edición 05 | Edición 06 |
 

Quédate en Calarcá

Así se hace calarca.net

Inicio       Escríbanos sus inquietudes        Lea nuestro Libro de Visitas
 
IMÁGENES CALARQUEÑAS
Imágenes Calarqueñas
"YIPAO 2007"
Yipao 2007
MONUMENTO AL CACIQUE
Ver Monumento al Cacique Calarcá

Ubicado en el Barrio La Huerta. Postal calarqueña, regalo a nuestros visitantes. ¿Saben quién es su autor? Esperamos sus respuestas.