Regresar a la página principal      Escríbanos, sus sugerencias serán atendidas.      Lea y/o firme nuestro Libro de Visitas
Detrás de cámaras
 VIDA CASINO

Por: Óscar Zapata Gutiérrez (zapataosc@gmail.com)

Admitir que uno nace en el momento preciso, en el medio preciso, con los padres precisos en un nicho desde el que uno parte en un loco recorrido hacia el final, lejos de ser una aventurada especulación, es una solemne verdad. Se va por entre caminos determinados por un medio que, como los senderos recorridos por otros, determina rechazos, proclividades, deseos y actitudes con las cuales se van haciendo las maletas del viaje. El lastre lo cargamos desde el nacimiento y con él hasta la muerte aligerando o acumulando bienes o pasiones. Soy alguien que, todavía, desea ser, desea tener, desea hacer y en esa búsqueda lo paso hasta llegar a la tierra de la entrega, a la renunciación, al éxtasis de la liviana compostura del anciano. Lo supe en el momento oportuno, hoy, cuando libre de cargas, ligero de equipaje, voy con la procedencia de la simple actitud derivada del eterno presente. Jugar como recurso de vida, como estrategia de paso.

Voy al Casino en una actitud entre contrita y compulsiva con la misma pasión de otros tiempos en los cuales asistía a los oficios religiosos dominicales del templo ancestral. El Casino se convirtió, de la noche a la mañana, en una visita terapéutica, en una formidable alternativa de comunicación, en una pícara debilidad. Entro, a diario, con la discreta actitud de quien sospecha que será censurado por quienes no entienden lo que encierra una visita a tan insólito lugar. Horas enteras en medio de murmullos, de mezcla de sonidos, de luces, de figuras en las pantallas de las máquinas sentenciando resultados, de rostros expresando emociones, de dramas inéditos o repetitivos en un lenguaje universal.

La totalidad del universo y la parafernalia que lo conforma, guardadas las proporciones, alberga una población en la cual alternan jóvenes recién llegados a la mayoría de edad, ancianos venerables, profesionales de todas las carreras, damas de sociedad, estudiantes de las más variadas disciplinas, empleados de todos los sectores y oficios amén de los integrantes del personal encargado de la administración, los profesionales de los sectores de los juegos de cartas, los de ruleta, los electrónicos, los de atención logística y servicio de bar. Todo mezclado, como en la deliciosa cotidianidad.

Pasarla bien es una constante categórica, un denominador común, un propósito de quienes recurrimos con la constancia que, reflejada en nuestra voluntaria presencia en el lugar, nos permite disponer del sorpresivo "palancazo" o de la "guaca" o de la dulce sonrisa de alguien que nos redime con la eficacia de la mejor medicina que encontramos en la complicidad, en la tolerancia, o en lo solidario que concita un lugar de encuentro cotidiano. Esta congregación es tan divertida que uno termina poseído por la misma pasión del místico vicioso en sus prácticas extremas o a merced de la fruición apasionada del lector compulsivo en un libro inédito del cual sólo se conocen segmentos en la literatura de clásicos universales.

Fraternidad o logia, congregación o lugar de encuentro, paraíso o entretenimiento, estado de gracia o pasión desenfrenada, la vida de casino es el lugar de las delicias, de los sentidos siempre alerta en donde alternan las aspiraciones por ligar una escalera real, un póker, un pleno, un progresivo con el sueño de don Quijote realizado, o la felicidad, más cerca que lejos, y llevamos tan adentro y no la vemos.

 DEL MISMO AUTOR

Fila de espera | Carta a Boo | El Padre Asdrúbal | Breve Historia de Patulí | Circo Cóndor | Bajo la Caparazón de la Tortuga | Historias del Prologuista | Amanecer en el olvido | Una fotografía |

Quédate en Calarcá

Html

Regresar a la página principal      Escríbanos su comentario.      Lea y/o firme el Libro de Visitas
 
IMÁGENES CALARQUEÑAS
Nuevas Imágenes
"YIPAO 2006"
"YIPAO 2006"
MONUMENTO AL CACIQUE
Agrandar imagen.

Ubicado en el Barrio La Huerta. Postal calarqueña, regalo a nuestros visitantes. ¿Saben quién es su autor? Esperamos sus respuestas.