Regresar a la página principal      Escríbanos, sus sugerencias serán atendidas.      Lea y/o firme nuestro Libro de Visitas
Detrás de cámaras
 ¡QUÉ CIRCO!

Por: Óscar Zapata Gutiérrez (zapataosc@gmail.com)

Leones en CalarcáEnclavada en un costado de la cordillera central a su paso por el Quindío una población recién salida de su cascarón de aldea, con profundos acentos macondianos, vio pasar por sus calles un desacostumbrado desfile rumbo a la explanada del barrio San José que albergó durante muchos años el colegio de monjas vicentinas obligatorio paso educativo de sus ancestrales pobladores. Un devastador terremoto lo rebajo de su condición de claustro a la de sobrecogedoras ruinas y de ahí a la de terraplén y morada de paso para circos, atracciones mecánicas, festivales, venta de arepas o albergue de pandillas juveniles hechos a la medida para que en la sombra de la noche se concitara el acecho y el protagonismo del accionar de los delincuentes nocturnos.

¡Viene el circo! dijo un vecino del lugar – Vienen la algarabía de los curiosos, los altavoces , el rugido de los leones, el movimiento retórico de los payasos y los protagonistas de un espectáculo por el que unos sienten aversión o miedo compulsivo o la alegría interior y exterior de quien ve la oportunidad de distraer a los niños que poblarán las graderías o los palcos de los pudientes que entre ruidos y crujir de confituras posarán para el diminuto telescopio con la foto de rigor o la postal o el osito de peluche como recordatorio del espectáculo circense.

Por mi parte, vi pasar la caravana sin carga emocional, con el temple del anciano que entre indulgente y tolerante ve ventajas para todos, episodios inéditos, páginas nuevas y anécdotas con potencial literario y oportunidades narrativas.

Lejos de la curiosidad, el sabor de los hechos cumplidos me desplaza por la imagen desplegada de la carpa sin erguirse todavía en trance de zarpar como los barcos de vela con el accionar de una tripulación ajetreada con los oficios propios de la embarcación. Esta vez, un raro silencio se dispersó en el sector, como jamás había sucedido con otros eventos y sin augurios y sin expectativas un contingente de protagonistas toderos fueron ubicando, con el mas estricto y riguroso orden, montones de hierro, lonas, carruajes, jaulas, baterías sanitarias, kioscos de boletería junto con la demás parafernalia que identifica la razón social anunciada en los vagones con enormes ilustraciones, emblemáticos colores, gráficas con gigantescos íconos de un descomunal león.

Leones en CalarcáMis rutinas de ciudadano corriente fueron interrumpidas por las solapadas preguntas de Alejandro Osorio que con sorna me indagaba sobre hechos insólitos que en la mañana habían sucedido a mis espaldas por cuanto soy vecino del lugar – Los ignoraba por completo y su carácter dramático provoca la curiosidad que originaba su relato. Dos de las leonas del circo escaparon en la madrugada y merodeaban por los lados del sector. Sin más noticias me dirigí al teatro de los acontecimientos. Una llamada del escritor Hugo Hernán Aparicio, urgido de información para sus oportunas y enjundiosas crónicas, me solicitaba fungir como informante confiable para estar al tanto de los sucesos.

Mi sorpresa fue creciendo como en una sinfonía Beethoveniana y el asombro mayor cuando el sitio en donde había de levantarse la carpa lo atestaban medios informativos regionales, locales y nacionales además de docenas de curiosos y autoridades desplegando determinaciones y actas de decomiso de especies animales sin precedentes en la comarca.

Mónica Jaramillo, hija y nieta de consagrados escritores calarqueños oficiaba como funcionaria de la CRQ la diligencia de decomiso de la fauna rodante y su reclusión en una estación de la entidad en las proximidades del Jardín Botánico del lugar.

Ocho días después del despliegue noticioso que registró la fuga de dos leonas de su jaula, la explanada recuperó sus dimensiones normales y el vendedor de arepas paisas recupero el espacio ocupado, durante meses enteros, con su asadero. Hoy era testigo de primera magnitud de la despedida del circo que, a esta hora con todos sus habitantes, continúa liando bártulos sin rumbo conocido, sin estreno, sin sus leones, sin que la población acudiera al espectáculo, sin que las curiosidades desatadas por su destino final encontraran respuesta o su disolución o su muerte estuviera definida. Se canceló la presentación por el cautiverio de las generaciones de la pareja que procreó una descendencia de cinco ejemplares adultos y dos cachorros de escasos meses de nacidos, hoy día, a la espera de la formalización de sus destinos finales en el lugar o lugares adecuados según los ordenamientos del régimen de fauna.

Leones en CalarcáInciertos destinos paralelos y convergentes por causa de los dos ejemplares que según titular del diario Q´hubo se gestaron en el hecho insólito de que dos leonas de un circo (Chira y Chiquita) que apenas iba a instalarse dieron su único espectáculo al escapar de su jaula a las cuatro de la mañana del día anterior. Esa fuga que duró, según lo informa la publicación. de tres a cuatro horas registró una secuencia ininterrumpida de hechos que comenzaron con el pánico que el inesperado encuentro con una de ellas le proporcionó a María Cecilia Delgado quien se aprestaba a comenzar con su oficio de recicladora. A esa hora encara una gigantesca leona que la corretea amenazante y de la cual se defiende con sus lonas destrozadas por los violentos manotazos y la muerte de su perro que la seguía en su oficio por todas partes. Al tiempo que irrumpió en los dominios del sector en donde se armaría la carpa para dar cuenta de la fuga de los ejemplares, lo hicieron varias unidades de la policía que habían sido alertadas por la familia Gómez en donde Chira encontró la motocicleta que destrozó con sus potentes colmillos y cuyo ruido despertó a los siete moradores de la familia que abandonaron el predio a cuyo techo huyó el felino y del que cayó al interior de la vivienda recorriéndola palmo a palmo para culminar su terrífico recorrido emprendiéndolas contra un enorme colchón que destrozó con evidente apetito hasta que los incrédulos bomberos y la policía y los domadores del circo se apersonaron para devolver la calma y retornarlos a su circense cautiverio en el Circo Gigante Americano. No hubo, por ventura, víctimas humanas. Podría haber sido catastrófico el balance al que sólo se puede acceder por cuenta de la imaginación especulativa. ¿Quién abrió la jaula? ¿Quién desenlazó los acontecimientos que entre insólitos y conmovedores pudieron ser trágicos? Lo cierto de todo al momento de escribir este texto, la carpa del vendedor de arepas se levanta, de nuevo, mientras nada se sabe del triste destino del circo- no se si muere para el mundo del espectáculo frente a su absurdo destino que, peor que el de los circos malos no tuvo ni siquiera la opción del debut, del gancho y de la despedida en mismo día.

Un par de leonas en una jaula de zoológico o de circo no pasan de pasivos protagonistas de un cautiverio descontextualizado de su origen selvático. Sueltos en un perímetro urbano son los protagonistas de sucesos que disparan insospechados resortes administrativos, periodísticos, trágicos, o literarios. Extraña paradoja la de un circo que estuvo y que no estuvo y la de sus pobladores que como cualquier mortal, luchan en colectivo por una subsistencia congrua y legítima mientras en el planeta se sigue abriendo pasó la incertidumbre y la zozobra. ¡Qué circo!

 DEL MISMO AUTOR
Fila de espera | Carta a Boo | El Padre Asdrúbal | Breve Historia de Patulí | Circo Cóndor | Bajo la Caparazón de la Tortuga | Historias del Prologuista | Amanecer en el olvido | Una fotografía | Vida Casino | Escritor, bolígrafo y página en blanco | Miscelánea |

Quédate en Calarcá

Html

Regresar a la página principal      Escríbanos su comentario.      Lea y/o firme el Libro de Visitas
 
IMÁGENES CALARQUEÑAS
Nuevas Imágenes
YIPAO
Yipao 2007
MONUMENTO AL CACIQUE
Agrandar imagen.

Ubicado en el Barrio La Huerta. Postal calarqueña, regalo a nuestros visitantes. ¿Saben quién es su autor? Esperamos sus respuestas.