Regresar a la página principal      Escríbanos, sus sugerencias serán atendidas.      Lea y/o firme nuestro Libro de Visitas
Detrás de cámaras
 BREVE HISTORIA DE PATULÍ

Por: Óscar Zapata Gutiérrez (zapataosc@gmail.com)

PatoMaría Eugenia Arias Holguín va por la carrera 25 con la cuarenta y dos y encuentra un pato, de verdad, deambulando como loco. Ese raro acontecimiento disparó conjeturas y preguntas. No precisé con ella, o mejor dicho con su alma de niña, como su pequeña de siete años, las circunstancias de tiempo, modo y lugar exacto, que rodearon el momento en el que lo encontró. Reaccionó frente al hecho levantando el palmípedo, mostrándolo en todas las direcciones como temiendo que alguien fuera a interferir con su actitud. Lo llevó a pocas cuadras de allí, a la casa de la mamá de ella con quien reside, y lo soltó a sus anchas en el patio de tierra y se dedicó a esperar la evolución de tan insignificante historia. Pasaron tres días con la visita y con un riguroso despliegue de vigilancia sobre su comportamiento cuando, en un tono sentencioso, la madre de Maru en un juicio breve y sumarió dispuso, en forma inmediata, que Patulí, como lo había bautizado Victoria, debería abandonar el lugar. Motivos: En horas había dejado maltrecho el jardín de la abuela y además, no disponían de las condiciones mínimas para albergar a tan inocente huésped. Otra hubiera podido ser su suerte, si el inconsciente depredador no hubiera atentado contra la integridad del jardín. La decisión, como era de esperarse, dividió la opinión familiar con sugerencias que iban desde acomodarlo en una jaula, fragmentar el patio con anjeo y estanque hasta tratar de conservarlo con adecuada maestría y rígido comportamiento. La decisión estaba tomada y la sentencia debía ejecutarse.

Directorio en mano Maru desplegó un abanico de posibilidades sobre escenarios de allegados y amigos, con sensibilidad y solidarios, que podrían recibir en adopción a su todavía, mascota en ciernes. No existen, dijo, con tan conmovedor desconcierto que el plan de contingencia alumbró junto con el bombillo de la idea genial.

¡El Parque de la Vida!. Eso es. En el cuarto de trebejos encontró una caja parecida a un cofre funerario al que perforó para los respiraderos de rigor y metió la caja en una gigantesca chuspa con el logo de Foto Japón. No le daba tregua al remordimiento ni a la inmovilización proveniente del análisis exagerado. Presurosa, con la prontitud de la liebre, abordó el Bus que pasa por el Portal del Quindío, descendió frente al Parque de la Vida, compró la boleta de entrada y haciendo gala de una tranquilidad a toda prueba supo disimular la introducción del animal en esa mejor vida a la que llegaba. Allí fue abandonado con rezos y todo como si se tratara de la última morada. -Quedó muy achantado- expreso Maru con los ojos enrojecidos por el recuerdo de aquel día. -Lo que si descarte, desde un principio, agregó, fue abandonarlo en un lugar diferente o mucho menos procurárselo a alguien para una cena. Además soy vegetariana-.

Ocho días después regresó al Parque con un paquete de alimento para aves y Patulí imperturbable, a paso de pato, parecía un niño en un jardín infantil en donde el paraíso terrenal les da de todo conforme a su inocencia.

Yo, por mi parte, cada que voy al parque, enterado de la vecindad de Patulí, y sin conocerlo todavía, espero que un día de estos venga a posarse a mi lado como el día en que contándole a Maru una historia de un pato que vino a posarse a mi lado en una de mis visitas al Parque de la Vida dijo sin vacilaciones. -debió de haber sido Patulí- y comenzó a relatarme esta historia que aquí quedó narrada. Es a la única persona, ser de juguetona expresión corporal, a quien se la aparece en la carrera 25, camino de su casa un pato y a quien, de sobremesa, encamina en una historia con final feliz.

 DEL MISMO AUTOR

El Padre Asdrúbal

Regresar a la página principal      Escríbanos su comentario.      Lea y/o firme el Libro de Visitas
 
IMÁGENES CALARQUEÑAS
Nuevas Imágenes
"YIPAO 2006"
"YIPAO 2006"
MONUMENTO AL CACIQUE
Agrandar imagen.

Ubicado en el Barrio La Huerta. Postal calarqueña, regalo a nuestros visitantes. ¿Saben quién es su autor? Esperamos sus respuestas.