Cargando...
Logotipo calarca.net

CALARCÁ PARA LEER

Logotipo calarca.net
Buscar dentro de calarca.net usando:
UNA MANZANA PARA LEER EN LA HISTORIA DE CALARCÁ

Calarcá para leerPor Hernán Giraldo Mejía

CAMINO HÓRRIDO DEL QUINDÍO:

Así fue denominada por mucho tiempo, la experiencia de pasar por el territorio que diera parte de su nombre a la Ceroxylon Quindiuense 1 y el cual llamara poderosamente la atención del Barón Alexander Von Humboldt 2 y Aimé Bonpland en su misión científica a finales del siglo XVIII, entre muchos otros cronistas, botánicos, artistas, forasteros, exploradores, expedicionarios, viajeros que se aventuraron por este casi impracticable paso de los Andes 3 del Quindío; que junto con sus bosques primigenios y la vegetación lujuriante del valle del Magdalena... fueron muchos los que asociaron el Edén con América,... como muchos los que asociaron a sus habitantes con criaturas infernales; coadyuvando a enriquecer no solo la literatura de viajes ilustrados de la época, sino la imagen, con sus anilinas, acuarelas, dibujos, iluminaciones, bocetos y grabados, propiciando esta vez viajes fantásticos e imaginarios, manera singular de asociación con el nuevo mundo y las primeras formas de la memoria visual para la alegría de leer parte del paisaje tropical ecuatorial andino.

Sobre las estribaciones occidentales se hablará entonces de Boquía, Baldecina, Barcinales, El Roble, Las Pavas, Portachuelos, La Balsa, Novilleros, Filandia, Bolillos, Las Cruces o Nuevo Salento como paso de la Montaña del Quindío para Cartago desde Ibagué; lugares en apariencia desordenados de este perfil geográfico, con la urdimbre que armaran los caminos de cumbre, que buscaban hace mucho tiempo y para muchos lados, el sueño colectivo de El Dorado. Majestuoso, todo este balcón cordillerano no solo como escenario de las luchas a la resistencia conquistadora, sino como nicho escondido de su propio patrimonio, puesto al resguardo de los españoles: principio sin fin de la leyenda Pijao, del tesoro del Cacique Calarcá.

LAS MIGRACIONES:

Para las postrimerías del siglo XIX en este —el último lugar de la tierra— se reaviva el comienzo de nuevas migraciones y desplazamientos poblacionales, que más tarde se denominarán la colonización tardía, alcanzada dentro de largos litigios y desmedros, la ocupación por identidades culturales no sospechadas, ya no tanto sorprendidas por sus hórridas maravillas, sino como parte de su vida exterior cotidiana y tomarse así desde Antioquia, Cauca, Tolima y el altiplano cundiboyacense buena parte de este espacio abalconado y de ilusiones, Allí nació un pueblo que logró fusionar razas distintas 4, ya entrado el siglo XX. Desplazados o atraídos por la guaquería, las minas de oro y sal, la abundancia, extensión y calidad de los bosques nativos maderables, con buena agua y caza, la asignación o arrebato de tierras; algunos llegaron al sitio de Calarcá en la primera década después de su fundación en 1886, con los arrieros y carreteros, mulas, bueyes, animales domésticos, semillas, enseres, herramientas y canastos llenos de niños; como les sucedió en 1895, procedentes de San Vicente, oriente antioqueño de donde eran oriundos, a don Santiago Giraldo Gallo y Amalia Giraldo Vallejo, y sus dos primeros hijos, Gabriel, el mayor, seguido de Miguel, con tres años; el resto de sus hijos nacerían en esta tierra: Julián, Rafael, Ricardo, Pedro, José Leandro, Gregorio, José Nicolás, Rosalía, Ceódula Nieves, Laura Pastora, Isabel Lucía y Julia. Se llegaba para no regresar, dándose importancia al sitio de crianza, y con el de nacimiento o procedencia diferente se mantuvo la relación para atraer parientes, amigos, conocidos, recomendados: como ejemplo así llegaron entonces los Arbeláez, los Vargas, los Osorio, y muchos más, resultando al final redes sociales que se amalgamaban en el tiempo y el espacio, dando como resultado un nuevo y complejo paisaje cultural, donde el urbanismo de ladera y la arquitectura con cualidades sismo-resistentes, se convierten en singularidades, hoy patrimoniales, como aporte de la región e identidad nacional.

LA MANZANA DE LOS GIRALDO:

La instalación en el nuevo pueblo, estuvo sustentada en las actividades del campo; tendencias que iban definiendo la posesión o explotación de terrenos de acuerdo con dos especialidades: café en la tierra baja o templada y el ganado en las tierras altas o frías, y la consecuente ampliación de la frontera agrícola, respecto a la apertura de la llamada montaña negra, todo, acompañada de algunos cultivos suplementarios —plátano, cacao— y de pan coger. A principios de los años veinte, un amplio terreno, —frente al costado sur del templo parroquial— que incluía buena parte del resto de la manzana, era propiedad de don Santiago Giraldo Gallo casado en primeras nupcias con doña Amalia Giraldo Vallejo con quien —se recuerda— tuvo 14 hijos —nueve hombres y cinco mujeres—; al comienzo este predio tuvo una edificación para vivienda e independiente una especie de despacho de su propietario, para los negocios y asuntos particulares; adentro un vasto solar, el cual por su amoblamiento característico de esculturas de leones y otros motivos de ornamentación y vegetación especial llamaban, parque; por medio de este espacio interno verde de centro de manzana se comunicaban con el resto de los hijos 5 que tenían casa en esta manzana. —Carreras 23/24 Calles 38/39— conocida después con acierto, como la manzana de Los Giraldo.

Don Santiago, para su vivienda y asuntos, alternaba entre esta casa —la del pueblo— con otras rurales —las fincas—, en especial con una que tenía dos casas: La Coca propiamente dicha que era la tradicional o casa grande interna y sin acceso carreteable y Ayacucho a la orilla de la carretera a Ibagué. Una vez murió, relativamente joven la primera esposa doña Amalia, don Santiago dejó esta casa y la repartió a parte de sus hijos, tocándole la esquina a Miguel Giraldo G. quien luego se la vendió a don Tulio Londoño Jaramillo, quien tuvo allí por mucho tiempo en el primer piso el Café Londres, posteriormente este le vendió al Comité de Cafeteros de Calarcá.

PERÍODO REPUBLICANO 1900-1930:

Las culturas constructivas traídas por estos primeros emigrantes se fueron pasando y cruzando con otras de diversas regiones, a una segunda generación de artífices ya establecida —pues, o habían crecido o nacido en la región—, que asumió el uso de estas tradiciones constructivas y sobre todo las experiencias, representadas en materiales, usos, concepciones espaciales y antropológicas diferentes, por no decir nuevas, coincidentes justo con el nuevo siglo. Sobre los trazados de ladera se asentó entonces, una verdadera arquitectura diferente de las anteriores construcciones primigenias y utilitarias de colonización, para dar paso a manifestaciones y costumbres más estables, una consolidación cultural, que crearía un nuevo orden con la ciudad del bahareque, bien disímil de la colonial conocida hasta entonces. Así en términos amplios y desde lo regional/local, este eclecticismo, que en otras circunstancias se dio en el resto del país y Latinoamérica, se denominó el Período Republicano dentro de la historia de la arquitectura en Colombia. Al aceptar que el uso consecutivo de una técnica crea un estilo, se recrea de esta manera la arquitectura de los bahareques —de tierra, hueco o vacío, entablado, enlatado, encementado y contemporáneo— aún hasta nuestros días, con una capacidad inusitada que le ha permitido estar en todos los períodos de lo nacional y seguir vigente en su conjunto como singularidad nacional ante el mundo. Valor regional como recurso global.

UN ARTÍFICE:

A Miguel Giraldo Giraldo le fue asignado un lote dentro de la manzana de don Santiago, en la esquina sur oriental, —Carrera 24 Calle 38— luego de su matrimonio con doña Betsabé Osorio López, hija de Cleófe Osorio y María López, ambos de Salamina, conocidas las nueve hermanas como Las Osorio; estas hermanas se fueron casando con los otros Giraldo, Vargas, Arbeláez, etc. –Miguel construyó la casa alrededor de 1923, mientras preparaba sus estudios en la Escuela Internacional a Distancia por correspondencia, en las artes técnicas como profesión de Agrimensor y Topógrafo; por la misma época, utilizando maderas traídas de la finca familiar de La Coca/Ayacucho y otras partes del mismo municipio; participó con la ayuda de su padre y hermanos en la construcción del templo parroquial, las otras casas de sus hermanos y parientes en la Manzana de los Giraldo 6, y otros sitios como en Las Quintas en el camino a Armenia; construyó edificios en toda la región y participó en la mensura, el trazado y construcción de caminos, carreteras, puentes, calles urbanas y del tramo de ferrocarril entre Armenia e Ibagué; ocupó también algunos cargos públicos en las dos poblaciones. Antes de morir en Armenia en 1988 se decía de él, como parte de su extensa labor en reparticiones, divisiones, por testamentos, mortuorias y sucesiones, ventas, remates, registros notariales, entre otros, que había medido todas las fincas del Quindío.

PERÍODO MODERNO Y CONTEMPORÁNEO 1940-2007:

Corría la época de los años treinta y el bahareque antes de pasar al corto Período de Transición —1935-1940 aproximadamente— y el Moderno, hace los últimos aportes al Período Republicano con una arquitectura más influenciada en los cánones internacionales del neoclasicismo europeo, conservando aún aportes regionales en su tipología: patios, corredores y la técnica del bahareque encementado como el hospital de La Misericordia y el orfanato Roberto Botero Arango; resaltando el valor de lo urbano, de esta primera ciudadela de la salud, siendo el único ejemplo que permanece en la región cafetera; también en el caso de la vivienda y su capítulo de casa-quintas con la urbanización del barrio Popular —década de los años 40— que al lado de la Necrópolis o cementerio El Carmen, forman otro conjunto de grandes calidades y armonioso de ciudad jardín, en una de las antiguas partidas o puerta urbana de acceso a Calarcá. Recalcando que todos los anteriores ejemplos conforman conjuntos urbanos, bienes culturales municipales insustituibles y únicos en la región central del noroccidente de Colombia. El período moderno se presenta con propuestas ya diferentes en espacialidades, usos y técnicas dando ejemplos concluyentes como las urbanizaciones Nuevos Zaguanes y Las Chambranas 7..., la Casa de la Cultura, Coliseo Cubierto, el Jardín Botánico 8; sin olvidar el área rural con las numerosas fincas, y sus construcciones anexas utilitarias de apoyo: peladoras y beneficiaderos, casa-elvas y secaderos, bodegas, depósitos, corrales, patios de bestias, caminos o rutas, etc. que empiezan y continúan siendo recuperados al ser tomados como redes de conjuntos pre-agroindustriales dentro del café y la ganadería 9.

VALORACIÓN. POLÍTICAS Y GESTIÓN:

Programas de sensibilización e identidad ciudadana se vienen desarrollando desde finales del siglo XX, cuando varios inmuebles del centro tradicional fueron declarados Bienes de Interés Artístico de la Nación, resolución 0017-11-XII-1986 Colcultura - Sector Centro Histórico Calarcá Quindío.

Desde hace varios años se destaca el programa de Embellecimiento de fachadas 10, recursiva y sorprendente manera de llamar la atención sobre la calidad del espacio público, con instrumentación de cartas de color en el remoce de los lienzos de las cuadras o Contínuums Urbanos, acompañados de señaléticas de memoria urbana; un paso adelante con el compromiso de la empresa privada y pública en la valoración de un patrimonio con sentido de apropiación colectivo. Complementa esta tríada de esfuerzos y realizaciones el Museo Gráfico y Audiovisual del Quindío 11, tesa labor que incluye la ya puesta en marcha de un centro de imágenes, documentación y archivo, especie de Thesaurus para delatar e interpretar desde muchos horizontes, la fascinante historia de parte del paisaje cultural cafetero, a propios y extraños y sobre todo a las generaciones presentes y futuras.

Puntos de encuentro con estas actividades, para avanzar en la obtención de una cultura contemporánea y cívica, acciones loables a imitar a nivel nacional, para aprender desde muchos lenguajes, códigos y alfabetos, la alegría de leer el abecedario de la región; revitalizando ese concepto agorero del maestro escritor Euclides Jaramillo A. 12, de Una ciudad llamada Quindío; así se tenga como disculpa, en el barrio de Calarcá, el ardid de una manzana.


1 Palma de Cera del Quindío – Ceroxylon Quindiuense- Ley 61 de 1985 – Árbol Nacional / Símbolo patrio

2 1799....1804- HUMBOLDT, Alexander VON ; (Berlín 1769-1859)
BONPLAND, Aimé - Botánico y médico francés (1773-1858) "VOYAGE aux regions équinoxiales du NOVEAU CONTINENT Paris 1822".

3 ANDES = ANTIS de ANTA, del quichua = cobre.

4 Arango J, Antonio; Quindío: Epopeya del colono antioqueño – Editorial Atalaya, Manizales, Colombia 1940

5 - Inmueble # 01 Sr. Miguel Giraldo Giraldo y Flia. Carrera 38 con calle 23 # 23-16 - esquina suroriental.

- Inmueble # 02 Sr. Rafael Giraldo Giraldo y Flia. Carrera 23 entre calles 38 y 39 – enseguida del inmueble # 01 hacia el norte Rafael Giraldo G. casado con la Sra. Dolores Vargas, hija de don Juan Vargas venido por el auspicio de don Santiago Giraldo G., también de San Vicente, Antioquia.

- Inmueble # 03 Sr. Ricardo Giraldo Giraldo y Flia. Carrera 23 entre calles 38 y 39

- Inmueble # 04 hacia el norte Ricardo Giraldo G. casado con la Sra. ¿? Duque (Nota: Entre el predio 03 y el 04 existió durante muchos años un lote vacío – hoy son dos edificios modernos)

- Inmueble # 05 Sra. Ceódula Nieves "Tula" Giraldo Giraldo. Calle 39 entre Carreras 23 y 24 # 23-23
"Tula" Giraldo G. casada con don Luis Fernández – hoy vive parte de la familia en Santa Rosa de Cabal – Risaralda En esta casa, parece, funcionó mucho tiempo La Esterlina – afamada cafetería de Calarcá
Nota: entre la casa de "Tula" y la de don Juan en la esquina, estaba la casa de la familia de don Luis Balseros (¿?).

-Inmueble # 06 Don Santiago Giraldo Gallo y Flia. Calle 39 con carrera 24 esquina noroccidental.

- Inmueble # 07 Don Santiago Giraldo Gallo y Flia. (Segunda esposa) Carrera 24 entre calles 38 y 39 – Hoy Hostal Casa Grande. Junto con su segunda esposa llamada Isaura (¿?), con quien no tuvo hijos, don Santiago Giraldo Giraldo construyó esta casa para habitarla hasta el resto de sus días.
Nota. Esta casa ha sido remodelada varias veces respecto a su tipología original.

- Inmueble # 09 Casa de la Familia Echeverry Boterono pertenecen a la familia GiraldoCarrera 24 entre calles 38 y 39 # 23-58 Esta familia es célebre porque dos de sus miembros Fernando y Víctor Echeverry B. fueron excelentes dibujantes, reconocidos en la región cafetera.

- Inmueble # 010 Casa de Laura Pastora Giraldo Giraldo y Flia. Carrera 38 entre calles 23 y 24 – enseguida a la derecha queda el predio # 01 Casa de su hermano Miguel Giraldo G. Laura Pastora Giraldo Giraldo, casada con don Luis Vargas, hijo de don Juan Vargas venido por el auspicio de don Santiago Giraldo G., también de San Vicente, Antioquia.

6 Las casas o inmuebles de los "Giraldo" y otras, en esta manzana son: Declarados Bienes de Interés Artístico de la Nación Resolución 0017-11-XII-1986 Colcultura - Sector Centro Histórico Calarcá Quindío. Colombia.

7 Diseño y construcción a cargo de la Compañía Agrícola de Inversiones – Bogotá 1988 aproximadamente.

8 Estructura de los pabellones Arquitecto Simón Vélez / Director de obra, Arquitecto Enrique Barros V.

9 Pioneros en esta labor en la región, el Arquitecto Hernán Sierra Nieto; desde el conjunto de La Cabaña y Sonia Montoya Soto, con El Gran Chaparral, en la vereda La Bella.

10 Promotor Jorge Humberto Guevara Narváez; junto con un equipo de profesionales y la participación amplia de propietarios de los inmuebles, las instituciones públicas y privadas y el sector del comercio entre otros estamentos.

11 "Museo Gráfico y Audiovisual del Quindío": Director, Luis Fernando Londoño Aristizábal en compañía de un grupo de ilustres ciudadanos de la región. El Museo mantiene un número importante de visitas de estudiantes y turistas en la consulta de archivos sistematizada; son famosas las diferentes exposiciones, tertulias y reuniones, en la sede - Cra. 25 /Clls.41 y 42- , la cual debe lograrse sea propia y tenga ayuda oficial.

12 JARAMILLO ARANGO; Euclides (Pereira 1910 / Armenia1987) Escritor, poeta, ensayista y humanista; vivió muchos años en Calarcá, el cual lo vio siempre como hijo adoptivo y predilecto. – Una ciudad llamada Quindío  artículo aparecido en La Patria, de Manizales en los años ochenta.

CAPÍTULOS