Cargando...
Logotipo calarca.net

CALARCÁ

JOSÉ NODIER

PATRIA O MUERTE

José Nodier Solórzano CastañoPor José Nodier Solórzano Castaño.
josenodiersolorzano@hotmail.com

Se comprende bien el amor de millares de venezolanos a la revolución

Lo ocurrido en Venezuela es un entierro de tercera a la utopía socialista en esta región del planeta. En ese país la irrupción de un militar como Hugo Chávez le dio nombre a un sueño, al ideal compartido de que los más pobres de los pobres tendrían un hogar en América Latina.

Chávez, con su liderazgo sin complejos, a lo caribeño, orquestó una transformación social sin precedentes en su país. Puso el dinero del petróleo, mares de dólares, al servicio de una causa que se estimaba a sí misma como socialista pero que al final por la idolatría que cultivaron alrededor de la figura del líder y, en especial, por la ausencia de una estructura productiva estable, convirtieron en una fantochada populista. Chávez, además, dejó después de su muerte una burocracia militarista a la cabeza, con Diosdado y Maduro, que terminó de enterrar lo poco que quedaba de la ilusión.

Mucho se dirá en el futuro de este gran fracaso del socialismo, a la antigua, mediado por las armas, como en Cuba, y por la represión política e informativa; bastante gemirán los camaradas, quienes con ingenuidad aún creen que la derrota del sistema socialista es producto de una conspiración de la nueva derecha internacional. Están equivocados de cabo a rabo: la derrota del socialismo del siglo veintiuno es producto de su propia incapacidad para resolver para todos el acertijo de una producción nacional, comunal, en un mundo globalizado.

Chávez y Maduro se extraviaron en su palabrería, en esa proclividad de los políticos improvisadores a utilizar el verbo como trinchera, como escondrijo de su ignorancia, de su incapacidad para comprender que más allá de la lengua, de las retóricas, se requiere una solución económica, una receta del bien común, para enfrentar el asedio voraz del libre mercado.

En la obra literaria Patria o muerte, de Alberto Barrera Tyszka, ganador del Premio Tusquets de novela se cuenta la historia de los últimos días del caudillo, quien detrás de su verborrea y de las pantallas de televisión se parapetó para defender un lugar personal en la historia. Un oncólogo jubilado, Sanabria, es el personaje de ficción que observa a distancia las consecuencias del cáncer en Chávez, y la manipulación que trató de hacer el dictador de su propia enfermedad. Ese personaje permite ver la degradación de una revolución que nos colmó de esperanza a muchos.

Cuenta Tyszka cómo se diluye la propiedad privada en las narices de los propietarios, sí, pero sin una alternativa organizada que sustituya al capitalismo de derecha que existía y que añoran los escuálidos o, mejor, los militantes de la oposición.

Dice de cómo dos niños, María y Rodrigo, víctimas de la violencia en Caracas, no encuentran un lugar en el mundo, similar a lo ocurrido con los millares de venezolanos que deambulan por las calles de Bogotá, que son vendedores ambulantes en Armenia o que buscan en la delincuencia o en la prostitución, los menos, un espacio arrebatado a ellos por la estulticia de un régimen corrupto.

En Patria o muerte se comprende bien el amor de millares de venezolanos a la revolución. Y a la vez se entiende el por qué, al ponerse en manos de una Cuba retrógrada, la burocracia militarista dilapidó la gran oportunidad de erradicar de su entorno la esclavitud y la crueldad ególatra del capitalismo salvaje.

COSMOS

VISITA AL PARAMILLO DEL QUINDÍO

Por Néstor Jaime Ocampo Giraldo.
funcosmos@gmail.com

Vista general
Flora prepáramo
En el páramo
Frailejones florecidos
Lagunas y cojines
Pantanos del Quindío
Arena colmatando los pantanos
Arena colmatando los pantanos

Cuarenta y nueve (49) años de caminar regularmente por el Parque Nacional Natural Los Nevados me convierten en testigo de sus procesos.

Por ejemplo: pude ver cómo desapareció el Nevado del Quindío y se convirtió en el "Paramillo" del Quindío. Pongo entre comillas la palabra paramillo porque no he podido saber a ciencia cierta qué significa esa palabra como término geográfico.

La palabra "paramillo" no aparece en el Diccionario de la Lengua Española, ni en el Diccionario Geográfico de Colombia (IGAC), tampoco en el Diccionario Universal de Geografía. ¿Alguien sabe qué es un "paramillo"?

El sufijo diminutivo "–illo" induce a pensar que se trata de un páramo pequeño. Pero parece que no es así porque con la palabra "paramillo" se denominan accidentes geográficos como el "Paramillo del Cisne", el "Paramillo de Santa Rosa" o el "Paramillo del Quindío" que son unas montañas altas, nevadas o no, rodeadas de páramos. Y esa misma palabra se utiliza como topónimo en el caso del "Parque Nacional Natural Paramillo" que comprende alrededor de 480.000 hectáreas de selvas y páramos entre los 700 y los 3.300 m.s.n.m.

El caso es que hasta hace unos 40 años allí había un NEVADO, una montaña con nieve durante todo el día, todos los días del año. Actualmente, y eso es cada vez más raro, cae un poco de nieve en la noche y, si mucho, dura unas horas por ahí hasta las 9:00 o 10:00 de la mañana. La mayor parte del año lo que hay allí son solo unos picos rocosos y arenales azotados por el viento. Evidencia clara y cercana del CALENTAMIENTO GLOBAL. Ya no contamos con esa reserva de agua en forma de hielo que teníamos en altura hace unas décadas.

El Paramillo del Quindío es una estructura volcánica semiderruida con una altura máxima aproximada de 4750 m. Es lo que queda del cráter de un volcán del cual no se conocen registros históricos de erupción. Tiene un diámetro aproximado de 2 km, está derrumbado hacia el sudoeste y contiene al fondo los llamados "Pantanos del Quindío" que es donde nace la Quebrada Cárdenas o, mejor, el Río Quindío. Sobre esto hay diversas versiones oficiales.

En la página web del Observatorio Vulcanológico y Sismológico de Manizales, del Servicio Geológico Colombiano (SGC), el paramillo aparece reportado como "volcán activo y de comportamiento estable". Algo un poco extraño pues tengo entendido que se trata de un volcán extinto, o sea que no ha presentado escenarios eruptivos en más de 10.000 años que es la manera como se define técnicamente cuándo un volcán es activo o no.

El pasado 2 de julio de 2017 visité el paramillo en compañía de dos amigos de la Revista El Rollo de la Universidad del Quindío. Hacía varios años que no iba por allí y me he encontrado con nuevas manifestaciones de los procesos que lo afectan. Lo primero, sorprendente y preocupante, es la progresiva y rápida desaparición de los "Pantanos del Quindío", uno de los humedales más importantes del departamento. Lo que antes era una hermosa planicie, en el fondo del cráter, compuesta por pequeñas lagunas y muchas macollas o cojines de plantas, un sitio de singular belleza, hoy se está convirtiendo en un simple playón de arena. El agua de las lluvias, parece que cada día más frecuentes y abundantes, arrastra las arenas desde la parte alta de las peñas y están sepultando ese maravilloso paisaje.

Desaparece un ecosistema único que llegó a conformarse gracias a la estabilidad climática imperante en el lugar durante miles de años. Con seguridad allí prosperaron formas de vida con adaptaciones especiales, en un hábitat casi aislado por la estructura del cráter.

La arena cubre ahora casi la tercera parte del área que conocí hace unos pocos años. Ha sucedido muy rápido. Creo que como consecuencia de la "variabilidad climática" generada allí por el cambio climático que a su vez es causado por el calentamiento global. Suena raro, pero son tres expresiones que designan aspectos diferentes del fenómeno planetario que hoy afecta y preocupa a la humanidad entera. Ahora llueve más en el paramillo y la lluvia abundante está arrastrando la arena hacia el centro del cráter. Antes caía nieve y había menos lluvias torrenciales.

También es visible cómo algunas plantas, de las que son propias de las selvas colindantes, ahora se encuentran a mayor altura dentro del páramo. También algunas plantas del páramo han subido un poco por los arenales. Así se van reduciendo las áreas de páramo.

Y se nota el incremento de algunas actividades económicas. Cada vez hay ganadería a mayor altura, vimos algunos vacunos en los humedales. Y crece el número de turistas que encuentra uno por el camino, llevados por empresas operadoras de turismo sobre las cuales no parece haber control alguno. Esto proporciona a los habitantes del sector entradas extras que están modificando sus vidas de manera visible, pero también está incrementando la presión sobre ecosistemas muy frágiles. Es notable la ausencia de cualquier tipo de autoridad que ejerza control sobre lo que está sucediendo.

Pero de todas maneras visitar estas montañas y a su gente sigue siendo una experiencia maravillosa, recomendable para quienes busquen una relación profunda, amplia, consciente, con el resto de la Naturaleza. Caminar por el Parque Nacional de Los Nevados nos acerca a nuevas dimensiones de lo humano, regocija, fortalece, nos inspira para buscar armonía con los ritmos del planeta.

HOTELERÍA Y TURISMO

El HOTEL ES PARA LOS TURISTAS, NO PARA LOS PROPIETARIOS

Wilson BeltránPor Wilson Beltrán.
wbeltran@eam.edu.co

Cuando Don Pedro y Doña Berta fueron a construir su hotel pensaron no solo en la decoración, sino también en las flores que tendrían en los jardines, en los colores preferidos para sus áreas sociales y por supuesto en sus familiares que serían los nuevos empleados que contratarían para hacer su entrada triunfal en el mundo de la Hotelería y el Turismo del departamento. Todo eso está muy bien, el único detalle que no tuvieron en cuenta es que ellos no son hoteleros, no tienen experiencia en este campo y tampoco se asesoraron de los que saben, de los Gremios o entidades gubernamentales, por lo tanto, su hotel no cumple con la reglamentación mínima enunciada en las Normas Técnicas Sectoriales Hoteleras o en las Normas de Turismo Sostenible.

Grave error, pues la Normatividad es clara y muestra en sus numerales y listas de chequeo los procesos y procedimientos que se deben seguir tanto en la construcción como en la operacionalidad del alojamiento. Además, se tiene en cuenta en todo momento a los Turistas y sus necesidades. En cambio la visión de Don Pedro y Doña Berta está enfocada en lo que a ellos les gusta y en lo que ellos quieren, por eso su Hotel no tiene wifi, agua caliente ni televisor en la habitación pues consideraron que esos servicios al igual que muchos otros no tenían incidencia en la decisión de compra de los clientes. Y así no lograrán impactar a un gran número de turistas pues quien conoce del tema sabe que cada persona, cada familia y cada grupo empresarial viene con gustos diferentes y necesidades particulares que se deben cubrir para lograr la satisfacción del cliente y si no están los estándares mínimos de calidad, atención y servicio tanto en instalaciones como en procesos, difícilmente se lograr el objetivo.

El Hotel de Don Pedro abrió sus puertas con éxito, sus familiares y amigos lo visitaron los primeros meses, pero después vino lo que se temía, pocos turistas, bajos ingresos y muchas deudas por pagar como la nómina que no da espera pero desespera, los servicios públicos, los proveedores o los impuestos. Es una locura dice Don Pedro, a mí nadie me dijo nada sobre esta situación, se enfada y empieza a pensar "equivocadamente" sobre la hotelería de la región. Pero él no se acuerda que sus asesores de confianza fueron personas ajenas al mundo de la Hotelería y el Turismo, y ni ellos ni Don Pedro hablaron sobre normatividad que se debía tener en cuenta y mucho menos de la gestión comercial, de las alianzas estratégicas con otros alojamientos y atractivos o de los planes para temporada baja o alta que debía tener.

Don Pedro construyó su hotel para que le diera satisfacciones y no problemas, pensaba en un futuro de descanso, tranquilidad y mucha paz pero ahora no sabe qué hacer, es triste ver que sus ahorros de toda la vida no están dando los frutos que él esperaba. Su alojamiento no está generando ingresos ni para cubrir el punto de equilibrio y ahora hay otra preocupación mayor, y es que como el Hotel está en una zona rural, las labores de mantenimiento no se hacen esperar, la humedad aparece con una facilidad increíble, la pintura de las fachadas se está decolorando, hay problemas con los pozos sépticos y la maleza crece tan rápido como puede por todas partes. Y eso sin contar que sus familiares no están cumpliendo con sus labores como empleados, los inventarios tienen faltantes en cocina y en minibares, los descuentos no autorizados están por todas partes y algunos llegan tarde a trabajar o no llegan cuando más se necesitan en el Hotel. Y es que como todos son familia, pues son más flexibles con sus funciones y responsabilidades.

Pero entonces ¿qué hacer? ¿Cómo salir de esa situación? Por ahí dice el dicho que "somos culpables por lo que pensamos, sentimos, decimos y hacemos", pero en este punto no hay que buscar culpables, hay que poner los pies en la tierra, la mirada en lo alto y el corazón en amor, y ya bien calmados hacer un análisis de la situación buscando en todo momento ser propositivos y no problemáticos para que las posibles soluciones lleguen a la mente y se puedan iniciar acciones inmediatas que cambien la situación económica del Hotel de Don Pedro lo antes posible. Pero entonces, ¿Cuál es la mejor opción a seguir?

Aquí les dejo a mis estimados estas alternativas que se podrían tener en cuenta. Léalas, analícelas y determine usted mismo cuál es la mejor, o si considera otras, no dude en compartirlas aquí abajo en los comentarios en redes sociales.

  • Pedir ayuda a los Gremios de Hotelería del Departamento para que hagan un diagnóstico de su empresa y así determinar los pasos a seguir.
  • Ofrecerlo a las Agencias de Viajes o personas interesadas para que lo tomen en "arriendo" y se encarguen ellos directamente de su comercialización y operación.
  • Programar una operación mínima en temporada baja para minimizar gastos y así poco a poco ir saliendo de la crisis.
  • Contratar un experto que tenga muy buenos conocimientos en operación y mercadeo hotelero para que ayude a Don Pedro a sacar adelante su hotel.

Y usted ¿Cómo le podría ayudar a Don Pedro?

MANUEL GÓMEZ

¿DÓNDE ESTÁN?

Manuel Gómez SabogalPor Manuel Gómez Sabogal.
manuelgomezuq@gmail.com

"Si ustedes los jóvenes no asumen la dirección de su propio país, nadie va a venir a salvarlo. ¡Nadie!" – Jaime Garzón

Venía conversando con mi hijo, quien se encuentra aterrado porque cada día escucha y lee sobre corrupción en todas partes. Me preguntó sobre quién había sido el "Che" Guevara. Me pidió que le hablara de mi época como estudiante universitario. Le conté mucho sobre mis momentos en la universidad. No éramos apáticos a nada. Había liderazgo estudiantil.

Cuando llegamos a casa, me puse a pensar en los jóvenes, en los universitarios. Recordaba mi época de estudiante y nuestra rebeldía, rechazo a muchas cosas que no servían. Había reuniones, discutíamos, hablábamos, había paros.

Recuerdo cuando en 1971, salimos a protestar, a pelear por nuestra universidad. La policía se tomó la Universidad del Quindío y los daños causados por la policía fueron muchos, porque tumbaron puertas, tiraron gases, acabaron con ventanales. Y nosotros ahí.

Hoy, cuando se habla de una corrupción que cabalga, galopa y anda desbocada, pienso en los estudiantes, en los jóvenes universitarios. ¿Dónde están?

Es como si no les doliera el país o estuvieran de acuerdo con todo lo malo que sucede. No les importa o se hacen los locos. Me pregunto desde hace rato qué se hicieron los jóvenes, dónde están los líderes estudiantiles, los que quieren que este país cambie.

La educación del celular los tiene maniatados, se perdieron, están escondidos o duermen como todos, anestesiados en un país que poco a poco se derrumba y cae al precipicio.

¿Dónde están? Hablaban, se reunían, formaron una mesa universitaria, pero desaparecieron como por encanto. No están en lado alguno. No los encuentro. Los busco y nadie aparece por lado alguno, pues la anestesia parece que es de por vida.

¿Dónde están? Porque nada dicen y no reaccionan ante esto que está ocurriendo día a día. Los futuros abogados, médicos, empresarios, profesionales de todas las carreras ¿quieren seguir los pasos de los depravados que roban, roban y roban y vuelven a robar?

No puedo creer que los estudiantes universitarios de este país estén adormecidos, o chateando con sus amigos y no se enteran de los sucesos diarios. Robos, ignominia, atropellos, corrupción y mucho más, protagonizados por miembros de las altas cortes, senadores, representantes, políticos de los mil partidos miserables que hay en Colombia.

¿Dónde están? Es inconcebible que los jóvenes no crean que lo que está ocurriendo es verdad. Cada día, detienen a uno o varios personajes de cuello blanco, miserables que olvidaron la ética, la moral, las buenas costumbres y se dedicaron a esquilmar el erario público.

¿Dónde están? ¿Qué se hicieron los universitarios de este país que no cambian a los dinosaurios de la política, a quienes quieren seguir ahí sin hacer algo bueno por el país?

No puede ser que sigamos condenados a leer, ver, escuchar que cada día roban, roban y vuelven a robar, pero nos cruzamos de brazos.

¿Dónde están? Quiero ver que los jóvenes, que los universitarios de este país, que son muchos, sí saben qué es decencia, ética y luchan por algo diferente.

POETINTOS

Estado de la obra a 20 de septiembre del 2017
CALARQUERÍAS

Hugo Hernán Aparicio ReyesPor Hugo Hernán Aparicio Reyes.
poetintos@gmail.com

¿Con el distribuidor de tráfico a desnivel, obra solicitada a Invias por un grupo ciudadano de Calarcá nueve años atrás, incluida en la etapa de prepliegos del entonces llamado megaproyecto, "Cruce de la Cordillera Central", actualmente en ejecución, la ciudad "ya salió de parte" en cuanto al tramo de la planeada troncal Bogotá-Buenaventura en doble calzada, incluido el aún envolatado Túnel de La Línea?

Viaducto helicoidal en el barrio Versalles de CalarcáCon el avance de la obra local, de atractivo diseño y, suponemos, adecuadas especificaciones, surgen problemas e interrogantes de interés público a ser resueltos por los entes nacionales responsables. El primero, los tropiezos en la adquisición predial para la realización del proyecto. Aplicando el escueto sentido común, resulta incomprensible cómo se emprende una obra con costos cercanos a los cien mil millones de pesos, sin disponer legalmente, en su totalidad, de los terrenos comprometidos. Varios son los propietarios opuestos al avalúo oficial de las propiedades, dispuestos a enfrentar dilatados procesos en defensa de sus derechos, lo cual, pese a las amenazas de expropiación vía administrativa, significaría costosos y nocivos retrasos.

Viaducto helicoidal en el barrio Versalles de CalarcáOtro asunto de fondo, no el único: echando mano de las exiguas reservas de credibilidad en el actual gobierno, suponiendo que el túnel y la doble calzada Calarcá-Cajamarca, sean una realidad, yéndonos bien, en unos dos años, sin solución a mediano plazo para el tramo Calarcá-La Paila por agotamiento de recursos y ausencia de proponentes en iniciativas público-privadas, ¿cómo podría nuestra Villa soportar el previsible incremento del flujo vehicular hacia y desde el Valle del Cauca, Risaralda, Chocó, etc., etc.? ¿Pretenden Invias, la ANI, Mintransporte, que las actuales precarias variantes de la ciudad, diseñadas para un tráfico ya saturado hace años, lo asuman sin más ni más? Parece un absurdo, pero conociendo antecedentes semejantes, no sería de extrañar.

Viaducto helicoidal en el barrio Versalles de CalarcáMucho nos parece a algunos habitantes de Calarcá, que la administración municipal debería liderar una iniciativa conducente a confrontar el problema y transformarlo en oportunidades de avance socioeconómico. Una posibilidad nada descabellada, sería exigir el inmediato rediseño y construcción de nuevas variantes en doble calzada con las indispensables obras complementarias, integradoras entre las fracciones urbanas ya existentes. Así, cuando finalmente se tracen y construyan vías alternas, hecho que tarde o temprano sucederá, las actuales, ampliadas, readecuadas, se transformarían en ejes de desarrollo urbano. Otra opción, expuesta sin éxito a sucesivas administraciones, es promover y liderar el establecimiento en la vecindad calarqueña de un gran centro integrado de servicios para el transporte de carga, actividad de raigambre local desde la apertura de La Línea, iniciando el siglo anterior, jamás valorada ni tenida en cuenta por sus gobernantes.  El país no dispone aún de establecimientos semejantes, existentes en los sistemas viales de diversos países, y  cuya utilidad social, de ordenamiento urbano, y viabilidad financiera, están aseguradas. Otra propuesta: ¿Qué tal un terminal de transporte de pasajeros para el Quindío, en Calarcá?


Estado de la obra al momento de publicarse el presente artículo (abril del 2017):

ÓSCAR IVÁN

SÍ, PERO NO

Óscar Iván Sabogal VallejoPor Óscar Iván Sabogal Vallejo.
oscarsabogal8504@gmail.com

No comprendo el súbito interés de algunas personas por los asuntos públicos de los municipios y del Quindío. Supongo, debe ser la inminencia de la campaña política que se avecina, donde sus nombres vuelven a adquirir alguna resonancia en la cabeza hueca del elector a la hora de decidir por quién va a votar.

Empiezan a aparecer por todos los medios, invitaciones a foros, reuniones y conferencias; ampulosas entrevistas a parlamentarios; declaraciones en las páginas principales de los periódicos y en los noticieros, dedicadas a tratar los problemas del Quindío. No entiendo tan repentina atención por la agenda pública de la región.

Los políticos aparecen ahora, como por ensalmo, urgidos por recalentar análisis, por desentrañar soluciones e improvisar preocupaciones de última hora, que cubren la totalidad del vademécum de nuestros asuntos públicos pendientes de resolver. No lo comprendo y si tuviera que intentar una respuesta diría que la mayoría miente, que fingen con sus caras preocupadas y sus gestos severos.

En Calarcá por ejemplo, el eterno túnel de La Línea, y sus  efectos altamente contaminantes sobre el recurso hídrico del entorno; el ordenador vial en las goteras de Calarcá, puerta de entrada al Eje Cafetero; la fallida doble calzada a La Paila; la amenaza de la megaminería en sus frágiles suelos; el déficit del hospital La Misericordia; el tire y afloje de intereses poco claros para la ciudadanía en la Empresa Multipropósito o la degradación acelerada del Paisaje Cultural Cafetero en el tramo de la Penitenciaría Peñas Blancas - La Bella, donde nos "clavaron" otro cementerio de carros con problemas judiciales, más parqueaderos de tractomulas y depósitos de chatarra, son asuntos inesperados o sorprendentes. Son problemas de vieja data, con soluciones previsibles desde hace mucho tiempo; no tienen por qué tomar desprevenido a nadie.

La preocupación que empieza a notarse paulatinamente con las declaraciones, las conferencias de prensa con abundancia de micrófonos, páginas de periódicos y auditorios, lo que significa es que está empezando la campaña política. Pero esta se acaba pronto, no durará mucho, si acaso algunos meses.

Todo lo que pasa en el Quindío lo saben bien los políticos; por supuesto, hace mucho tiempo, las autoridades; es mentira que ahora les cause una verdadera preocupación. Si dejaran de decir con sus caras adustas y sus ceños fruncidos que están buscando respuestas para de verdad solucionar los problemas que aquejan al departamento, si dejaran de mentir, se darían cuenta que esa política que dicen representar está diseñada para no funcionar en el dudoso empeño de mejorar la situación de los electores.

No están ni urgidos ni preocupados por las soluciones; ellos montan esos escenarios mediáticos para parecer sorprendidos. Dentro de unos meses se les olvidarán de nuevo tales asuntos y solo los volverán a recordar en la próxima campaña.

AYUDA EN MATEMÁTICAS

AYUDA EN MATEMÁTICAS

Juan Carlos Beltrán BeltránPor Juan Carlos Beltrán Beltrán.
calculo21@gmail.com

Juan Carlos Beltrán Beltrán es un calarqueño con un particular registro: posee un canal en Youtube con más de dos millones de reproducciones —y no es precisamente un artista famoso—, es un exrobledista autodidacta y profesor particular de matemáticas desde los 18 años de edad.

En el año 2012 inicia esta Ayuda en Matemáticas motivado por el deseo de proporcionar a los estudiantes la oportunidad de observar cómo se resuelven los problemas de matemáticas enunciados en los libros de texto y muestra la estrategia para modelar ciertos problemas de la vida cotidiana en el lenguaje de las matemáticas: Definiciones, Teoremas, Procedimientos.

"Resolver problemas de matemáticas presenta ciertas dificultades a quien no está suficientemente entrenado para ello. Considero que en el proceso de aprendizaje de las matemáticas a nivel universitario hay tres etapas:

  • 1.- Iniciación en el tema de estudio por medio del tutor. En esta etapa el estudiante además de ser informado, debe tener la oportunidad de observar cómo otra persona (el profesor) resuelve, paso a paso, problemas de matemáticas.
  • 2.- Complementar la información en libros, videos, páginas web, etc. Y Practicar, practicar y practicar, lo suficiente.
  • 3.- Resolver los problemas planteados por sí mismo".

El afán por transmitir sus conocimientos, lo ha llevado a crear varios blogs:

Y su Canal de Youtube:

Juan Carlos tampoco es extraño en las redes sociales. Se le puede encontrar en Facebook y en Twitter o contactar en su correo electónico calculo21@gmail.com

Logotipo calarca.net
Buscar dentro de calarca.net usando: