Cargando...
Logotipo calarca.net

CALARCÁ

JOSÉ NODIER

PEDAGOGÍA DEL AMOR

José Nodier Solórzano CastañoPor José Nodier Solórzano Castaño.
josenodiersolorzano@hotmail.com

El miedo paraliza, y así quieren que actuemos

Los diversos conflictos en el país perturbaron nuestra capacidad de convivir. Doscientos años de violencia, de sobresalto en las entrañas, enfermó nuestros corazones y trastocó ciertos principios.

En el siglo diecinueve, por ejemplo, el predominio excluyente de un pensamiento cristiano, católico a ultranza, nos hizo seres resignados a la suerte divina, condicionados por un maniqueísmo resuelto en la noción religiosa del bien y del mal. Construimos amistades, desde nuestra óptica, si los otros están de acuerdo con nuestros pensamientos y hábitos, y enemistades, si los demás discrepan de nuestra forma de ver y vivir.

Los liberales entendieron a los conservadores como sus enemigos, y viceversa. Los heterosexuales significaron como raros y marginales a los homosexuales, y los hombres, avalados por una cultura machista, redujimos a la mujer a una simple y útil subalterna en el viaje de la vida. Y los blancos, seres superiores para una cultura bañada por pensamientos europeístas, hicieron de los mestizos, los mulatos, los indígenas y los negros, el objeto de su desprecio. Fallaron la cultura y, obvio, los conceptos y dispositivos educativos.

Vivimos varios decenios, para apaciguar el ánimo, bajo el esquema de Frente Nacional, modo político de negar, desde el sistema de gobierno, nuestras particularidades. Ahogamos la libertad y nos acostumbramos a excluirlo todo, hasta las dinámicas de la contradicción pacífica, que no es otra cosa que la configuración de civilidad.

Nos cuesta dialogar como país. Nos agarramos de las mechas, a palabra cáustica o a tiros. Negamos el pensamiento divergente y las ideas del otro. Creemos erróneamente que la polarización ideológica no debe existir, cuando es la base de otras civilidades. En Estados Unidos o en Francia, paradigmas democráticos, la contrariedad de pareceres es la base de su construcción de ciudadanía.

Aquí, sin más, quien esté contra la ilegalidad o defienda la vida o visibilice a quienes promueven el odio y lo empaquetan en dosis personales de individualismo, o a quien pide reformas de un Estado neoliberal, o a quien denuncia a los pillos, a quien pide luz en la caverna, en fin, lo tildan de polarizador o lo estigmatizan, porque, según muchos, al odio, al deseo de venganza de algunos sectores de la sociedad, hay que padecerlo con sumisión.

Virgilio Barco, un presidente Liberal, propuso en Colombia la existencia formal del esquema gobierno oposición, como en otros lugares, y hoy casi nadie recuerda su propuesta.

La actual campaña política ha permitido, por cuenta del pacto de paz firmado con las Farc –y que la ultraderecha quiere exterminar– el debate sobre temas de vanguardia, como la educación, y que la llamada izquierda –evidenciada ahora como un proyecto liberal en el libre mercado– pueda exponer su visión de país.

Más de un millón de jóvenes, despercudidos del estigma lanzado por los grandes medios y los dueños del poder contra Gustavo Petro, pudieron escuchar en el ágora contemporánea, en la plaza pública y en redes sociales, que el cambio climático, la educación, la salud, la pedagogía del amor, la humanización de la política, y la honorabilidad en los asuntos públicos, es posible en una Colombia moderna, sin los miedos y sin las ambigüedades que nos quieren impregnar.

El miedo paraliza, y así quieren que actuemos. La ambigüedad retrasa, y así desean que caminemos. Petro, por el contrario, revive la esperanza para los jóvenes y excluidos y dignifica el ejercicio político.

MANUEL GÓMEZ

UNO MISMO

Manuel Gómez SabogalPor Manuel Gómez Sabogal.
manuelgomezuq@gmail.com

Muchas veces, llegamos tarde al trabajo y culpamos al señor del bus porque pasó tarde, a la señora que no nos tuvo la camisa planchada, al agua porque no había, a que no hubo tiempo para empacar los papeles en la valija.

Culpamos a los amigos porque nos inducen a la droga, al licor, a llegar tarde a casa o a faltar con los compromisos.

Culpamos a los hijos, porque había que dejarlos en el colegio y se levantaron tarde, no tenían los uniformes en orden, no habían hecho las tareas. Si son universitarios, porque nos pidieron que los lleváramos.

Culpamos a los vecinos, porque nos llamaron a arreglar algo que se les dañó, nos invitaron a tomar un café, nos sentamos a conversar con ellos.

Si estamos en la empresa, culpamos a los compañeros porque no tuvimos a tiempo unos documentos, no nos pasaron un informe y el jefe se indispuso. Salieron y no llegaron en el momento preciso.

Siempre buscamos una excusa, una disculpa, un pretexto y culpamos a todos quienes nos rodean o a los objetos, pero nunca decimos que somos nosotros quienes cometemos los errores o quienes fallamos.

Es muy fácil culpar a los demás, decir que fueron otros, pero nunca, nosotros. Somos inocentes siempre. Jamás decimos "yo tengo la culpa", porque nos enseñamos a justificarnos con los demás.

Cuando todo sale muy bien, cuando llegamos temprano a una cita, reunión o a la empresa, somos nosotros, somos los mejores, somos los cumplidos, pero cuando fallamos, son otros quienes cometen errores.

Nunca aprendemos. Si vamos a una reunión, esta no comienza hasta cuando lleguen todos los que faltan o en el peor de los casos, quien la preside. Y si llega demasiado tarde, culpa al conductor, al trancón, al chofer del bus, a muchos más, pero él se siente muy bien. Y aprendemos de él, del jefe. "Si llega tarde el jefe, para qué voy a llegar temprano la próxima vez", pensamos.

No argumentemos diciendo que otros son los culpables de nuestras fallas. Si no llegamos a tiempo, si caemos y no nos levantamos, no son los demás, somos nosotros.

Cambiemos el esquema y seamos puntuales, creativos, innovadores. No nos dejemos llevar por el "yo soy así" o por otras frases con las cuales nos defendemos y disculpamos nuestras fallas. Aceptemos los errores, evolucionemos y dejemos de culpar a los demás o a lo que nos sucede.

Como dice la canción de Tony Vega:

"Porque he andado los caminos y conozco el desafío
comprobé que todo pasa porque tiene una razón.
Cuando a veces nos cegamos fue que no quisimos ver
y el porqué de equivocarnos casi siempre es aprender.

Como locos damos vueltas en la rueda de la vida
sin siquiera darnos cuenta que uno mismo es quien la gira,
uno mismo se enreda, uno mismo se ordena,
uno mismo se une, uno mismo se eleva,
uno mismo se encierra y se corta las alas,
uno mismo se enferma, uno mismo se sana,
uno mismo se odia, uno mismo se ama.

Solo muy de vez en cuando descubrimos la verdad,
cada vez es más difícil arrancar un antifaz,
nos volvemos marionetas en las manos del destino,
por temor a confrontarnos ser muñecos preferimos.

Uno mismo se aleja, uno mismo regresa,
uno mismo se pierde, uno mismo se encuentra,
uno mismo es su suerte y más allá de la muerte,
uno mismo es la niebla, uno mismo es la llama,
uno mismo se enciende o uno mismo se apaga,
uno mismo se pierde, uno mismo regresa.

La vida nos ofrece a todos escoger entre dos sendas:
Uno mismo se pierde, uno mismo regresa.
Tú decides si escoges la mala,
tú decides si escoges la buena.

Uno mismo se pierde, uno mismo regresa
Somos como la llama.
Uno mismo se enciende, uno mismo se apaga,
uno mismo se pierde, uno mismo regresa.

Somos responsables de nuestra felicidad
que uno mismo comienza,
uno mismo se pierde, uno mismo regresa
después de andar esos caminos,
uno mismo se odia o uno mismo se ama."

LA NOTA DE JOTA

NOMBRAMIENTOS Y ELECCIONES

José Jota Domínguez GiraldoPor Jota Domínguez Giraldo — 24-05-18
jotajotadominguez@gmail.com

Muchos, muchísimos, más que muchísimos son los interesados en la anormal situación que vive hoy la alcaldía de Armenia, para nada distinto que "proteger los intereses de la ciudadanía", que no es otra cosa "que la defensa de mis propios intereses".

Veamos:

1.- Dicen que desde el edificio donde funciona la gobernación del Quindío llamaron al Consejo de Estado a preguntar cómo se encargaba de la alcaldía a Héctor Alberto Marín, otro excura, hoy Secretario del Interior de la gobernación del departamento. La idea es encargarlo y después presentarlo como candidato oficial a ese mismo cargo. Quien contó esta historia escuchó la conversación. Si es encargado, inmediatamente queda inhabilitado para la próxima elección y si es ternado y nombrado, pues la misma razón. Con haber leído el artículo 314 de la Carta Superior, se habrían evitado que los oigan y las futuras inhabilidades. Apuesten que renuncia en octubre para aspirar.

2.- Muchos personajes han viajado a Bogotá buscando al expresidente César Gaviria para pedirle el encargo o la inclusión en la terna para reemplazar al detenido Carlos Mario Álvarez. Unos defendiendo la posición de poder ternar, otros pidiendo poder ternar y otros reclamando el derecho a hacer la terna o poner el candidato. Quien contó esta historia, se reunió con Gaviria.

3.- Teniendo en cuenta que el tema del alcalde de Armenia, solo compete a la capital quindiana, presentamos los pasados resultados electorales de marzo en Armenia, referente a los liberales:

Luciano Grisales 19.600; Luz Piedad Valencia 17.511; Ánuar Oyola 11.831. Si el alcalde detenido renuncia antes del 30 de junio, hay elecciones por falta absoluta. Si no renuncia se debe elaborar terna para terminar el período. Los estatutos del partido liberal dicen que la unidad de mando para estos casos, la tiene el presidente nacional del partido. Esa es la razón por la cual los quindianos tienen tan ocupado a César Gaviria. Luciano peleará por hacer la terna y argumentará que tuvo la mayor votación en Armenia, superando a los de los otros partidos, pues como representante obtuvo 9.500 votos más que el candidato de CD y 13 mil más que el de Cambio Radical y 10.400 más que la señora Aydeé del MIRA. También muchos son partidarios de nuevas elecciones, pues el encargado se quita el problema de responder por un programa de gobierno que no es suyo, con los defectos de programación del alcalde detenido y con procuradurías y asustadurías mirando su cumplimiento ciento por ciento de lo ofrecido y tratando de cumplirle políticamente a quienes eligieron al alcalde detenido. De paso, si hay elecciones, el elegido tiene para cumplir un programa de gobierno de 16 o 17 meses, sin necesidad de hacer muchos ofrecimientos, solamente con que la gente piense que se necesita un alcalde de "transición", la gente vota. Eso sí, líder y con carácter.

4.- El nombrado director de la campaña uribista en el Quindío le confesó a sus "honorables" contertulios en reunión privada hecha para recoger dinero para las actividades que "yo soy fajardista, pero me llamaron a este trabajo". Los que estaban con él le dijeron que no se preocupara por ser fajardista, que los reunidos "odiaban a Uribe pero que amaban a Duque". Uribe tiene prohibido recoger dinero en efectivo para la campaña, pero allí se reunieron para pedirle a cada asistente un millón de pesos. Cuando hablaron de esa cifra dijeron "ya vengo que mi esposa me está esperando afuera para hacer unas vueltas". Quien contó esta historia, dice que se formó un berriadero enorme pero "que nadie contestó la pregunta del millón". Claro que minutos antes también hablaron de ellos poner candidatos para la alcaldía de Armenia. Defensa de los intereses, así se habla.

5.- Cuando los candidatos visitan regiones o ciudades, primero se informan de cuáles son los problemas o necesidades de esos poblados. Así por ejemplo, el impulso a la agroindustria en el Valle del Cauca, o la rebaja de intereses a los industriales en Medellín, o trabajar por el incremento de las exportaciones en Barranquilla y Cartagena, y etcétera y etcétera. Nos gustaría saber de qué fue informado el candidato Iván Duque del partido Centro Democrático que en su cierre de campaña en Armenia propuso "la lucha contra la corrupción y la cadena perpetua para violadores de menores". Suponemos la cantidad de rosarios, misas y trisagios que se rezarán para que este candidato no sea el presidente.

6.- He leído de la acusación y la apertura de investigación que la Procuraduría regional del Quindío adelanta en contra del Secretario del Interior de la Gobernación del Quindío y la compulsa de copias al Procurador General por el mismo tema en contra del señor Gobernador del Quindío, por un contrato de cámaras de seguridad. Dicen los acusados que "el contrato se hizo con todas las de la ley". Así tiene que ser. El gobernador días antes en el caso del alcalde de Armenia, pidió que fueran los jueces y no los periodistas y medios de comunicación quienes se pronunciaran sobre la inocencia o culpabilidad del alcalde detenido. No están lejanos los días en que sin ninguna piedad y pese a que ningún juez había proferido condena contra alguien, el candidato gobernador endilgaba la corrupción a personas señaladas por él. Hoy la gente en los corrillos comenta exactamente lo mismo en su contra, pese a que los directivos departamentales no han sido juzgados ni sancionados. Hablar de corrupción es muy fácil y sin pruebas. Lecciones que se aprenden todos los días, "con la vara que mides, serás medido".

ÓSCAR IVÁN

PUEBLOS VIVOS

Óscar Iván Sabogal VallejoPor Óscar Iván Sabogal Vallejo.
oscarsabogal8504@gmail.com

Las ciudades y los pueblos son organismos vivientes que sudan, que respiran, que poseen un perfil que resume el alma de su gente y tienen una personalidad que a veces se resiente y debe luchar con sus propios complejos. Eso todos lo sabemos y lo podemos corroborar, cuando en una pausa nos detenemos a pensarlos.

Calarcá ha pasado por muchos avatares como conglomerado, desde la infancia feliz de su fundación a finales del siglo XIX, cuando todavía ignoraba los desarrollos posteriores de su hermana menor Armenia, pasando por el trauma de La Violencia de los años cincuenta, donde sus calles se convirtieron en escenario de duelos y cantinas como en una película del lejano Oeste, hasta hoy sumida en la perplejidad que le causa no encontrar el camino que le permita reanudar sus propios diálogos interrumpidos.

Sí, los pueblos además de personalidad tienen memoria y dignidad, aunque algunos no lo sepan, y Calarcá tiene la dignidad resentida. No es dueña de su destino, perdió la autonomía de otros tiempos, desdibujó su perfil, carece de peso específico, tiene poca importancia. ¿Será por eso que muchos se han ido a la ciudad vecina en pos de otra identidad?

Los ciudadanos debemos contribuir a su renacimiento, y muchos lo estamos haciendo desde ángulos diferentes. El problema, que afecta muchos aspectos del municipio, tiene un origen esencialmente político igual que su solución. Se requiere de un acuerdo que permita definir qué es lo que queremos que sea la nueva Calarcá y cómo lograrlo. Lo primero no siendo tan simple es susceptible de conciliar. Lo difícil estriba en resolver el cómo.

Algunos consideran que el problema es elemental, que todo se resolvería con el hecho simple de cambiar el nombre de uno de los integrantes de las listas de candidatos de los partidos tradicionales que hoy detentan la representación en el congreso, por el de un calarqueño, buscar algunos votos prestados y asunto resuelto, cuestión de ampliar el clientelismo departamental hasta la Villa del Cacique, piensan ellos.

Otros tenemos diferente opinión, creemos que no tener un cacique, un jefe político inamovible, señor de vidas y haciendas, es una virtud y no un defecto de este organismo viviente que llamamos Calarcá. Que necesitamos, sí, representantes del municipio en diferentes instancias del poder, pero que sean producto de la deliberación consciente, dentro de un proyecto político de signo diferente al de los corruptos y clientelistas tradicionales que dominan el departamento, que logre el apoyo entusiasta de la ciudadanía. La dignidad no está en que nos den un renglón en una lista política al lado de los mismos de siempre.

Los pueblos tienen memoria y también aprenden, y los calarqueños no olvidamos que nos ha ido mal cuando no tenemos nuestros propios representantes, cuando dependemos de otros, que como los de ahora, desconocen como retomar el hilo para continuar nuestros diálogos interrumpidos.

Logotipo calarca.net
Buscar dentro de calarca.net usando: