Cargando...
Logotipo calarca.net

CALARCÁ

JOSÉ NODIER

BAJO EL CIELO SUCIO

José Nodier Solórzano CastañoPor José Nodier Solórzano Castaño.
josenodiersolorzano@hotmail.com

Que te acoja la muerte con todos tus sueños intactos

Conocí a Carlos Alberto cuando en el país ocurría la incubación de la debacle ética de esta época. En el tiempo del Estatuto de Seguridad, que era la mampara institucional para recortar libertades ciudadanas. Cuando la ilegalidad rampante, casquivana y de uñas largas, tenía las medidas perfectas, su justa proporción, como lo decía el propio Presidente de la República, Julio César Turbay Ayala.

Carlos Alberto ha sido siempre una suerte de iniciado, un hombre lúcido y alegre, que señala un camino. A temprana edad escribía literatura, memorizaba los poemas de Baudilio Montoya, y convertía los días en una suerte de empalizada del optimista, desde donde mirábamos los sueños discurrir. Como Mutis en el poema Amén, él dice aún: "que te acoja la muerte con todos tus sueños intactos".

Era el tiempo en Calarcá de los grandes educadores en el Colegio Jorge Robledo o al menos de quienes entendían su tarea como una misión humanística, una exploración y transformación por medio de la palabra y el ejemplo de la condición humana.

Bernardo Ruiz, Gonzalo Gutiérrez, Alberto Sepúlveda, Víctor García, y una generación emergente de docentes como Ómar Valencia, Luis Eduardo Gómez, Urbano Zapata, Eydelman Martínez, Édison Cabal, Gloria Inés Martínez, Élmer Marín, entre otros, quienes nos llevaron de la mano hacia territorios de certezas, sí, y de incertidumbres guiadas, que es la manera como un maestro prepara a sus discípulos para desbrozar el camino en la oscuridad. Jóvenes, casi ciegos de pasión, fuimos conducidos por manos serenas y sabias.

Conocimos, entonces, a Álvaro Nieto, quien fundó en la Universidad del Quindío la revista Termita, y quien pudo concitar a su alrededor a nuevos poetas como Martha Lucía Usaquén, Elías Mejía, Fabio Hugo Ortiz, Guillermo Gavilán, y a prosistas y pintores como Orlando Montoya y Luis Fernando Patiño. Al poco tiempo, Carlos Alberto creó la revista Hermes, que si bien duró poco en circulación remarcó en él una vocación por las letras, por las ilusiones compartidas y ratificó su entrañable afecto por Calarcá, por las calles nuestras de cada día, como lo escribió.

Podría escribir horas enteras sobre las realizaciones de Carlos Alberto Villegas Uribe, sobre sus estudios de maestría o su famosa tesis sobre la risa, presentada en la Universidad Complutense de Madrid o sobre sus teorías literarias, perfeccionadas en la Universidad del Paso en Texas, y no alcanzaría a perfilar a este hombre excepcional. (Honrado hasta los tuétanos, así en paréntesis, porque la ética en este país está enjaulada).

El mayor logro de Carlos Alberto es su lealtad al concepto y a la práctica de la amistad. Entiende él que los amigos son esa elección que hacemos, fruto de la libertad, y que nutrirlos de cerca o a la distancia, con afecto y palabras, es la mejor manera de acompañarnos, de poder enfrentar una realidad que nos atosiga, nos aísla y nos procura desolaciones a granel.

Entiende él que la vida nos lanza de cuerpo entero contra el piso frío y que, no obstante el dolor o la soledad, se hace necesario que nos reincorporemos y continuemos de a poco una ruta de esperanza.

Comprende Carlos Alberto, desde su cúmulo de logros y amores vividos, que la risa de un amigo, bajo este cielo sucio, es un relámpago de placer y luminosidad, suficiente para procurarnos felicidad.

OTROS ARTÍCULOS

COSMOS

EN CALARCÁ... ¡SÍ HACEN COSAS RARAS!

Por Néstor Jaime Ocampo Giraldo.
funcosmos@gmail.com

Semáforos que no ayudan a los estudiantesLos semáforos peatonales de la variante norte están al contrario. Me parece.

El cruce de la carrera 25 sobre la variante norte (calle 45) es muy peligroso, todos lo saben, no son pocos los accidentes fatales que allí se han presentado. Y cada día es peor por el aumento acelerado de tránsito vehicular por la variante de Chagualá hacia el norte del Quindío, Risaralda, el norte del Valle y Antioquia. Y ni qué hablar de temporada alta de turismo porque en esos días, además de peligroso, es casi imposible pasar. Se arriesga la vida en cada intento. Además es el lugar de tránsito diario de centenares de niños y jóvenes que estudian en la Ciudadela Educativa del Norte.

Se ha solicitado de todas las maneras posibles la solución de ese problema. Pero nada.

Un día pusieron unos resaltes. Pero muchos conductores, particularmente con placas de Bogotá, y casi todos los motociclistas, pasan por encima de ellos como si no existieran.

Otro día construyeron un puente peatonal, un poco más abajo, que NADIE usa. "Puente meatonal" lo llamó alguna vez un poeta, de visita, porque para poco más se usa.

De vez en cuando, días de transito intenso, ubican allí a algunos auxiliares de policía, o de tránsito, a hablar por "celu". Bueno, algunos también tratan de hacer algo para proteger a los peatones, pero con poco criterio.

Semáforos que no ayudan a los estudiantesAhora, por fin, han puesto semáforos. ¡Incluso semáforos peatonales!, ¡Increíble!

PERO... parece que los han instalado al revés. Se encuentran, uno frente al otro, a ambos lados de la carrera 25 cuando, me parece, deberían estar a lado y lado de la calle 45, o sea de la variante norte, para uno saber en qué momento puede cruzar por allí ¿no les parece?

Claro que ahora dirán que van a poner otros dos semáforos al otro lado de la calle 45 y que van a voltear los dos primeros que quedaron "torcidos" en la carrera 25. Porque aquí sí hacen cosas raras. ¿Dije "torcidos"?

HOTELERÍA Y TURISMO

El HOTEL ES PARA LOS TURISTAS, NO PARA LOS PROPIETARIOS

Wilson BeltránPor Wilson Beltrán.
wbeltran@eam.edu.co

Cuando Don Pedro y Doña Berta fueron a construir su hotel pensaron no solo en la decoración, sino también en las flores que tendrían en los jardines, en los colores preferidos para sus áreas sociales y por supuesto en sus familiares que serían los nuevos empleados que contratarían para hacer su entrada triunfal en el mundo de la Hotelería y el Turismo del departamento. Todo eso está muy bien, el único detalle que no tuvieron en cuenta es que ellos no son hoteleros, no tienen experiencia en este campo y tampoco se asesoraron de los que saben, de los Gremios o entidades gubernamentales, por lo tanto, su hotel no cumple con la reglamentación mínima enunciada en las Normas Técnicas Sectoriales Hoteleras o en las Normas de Turismo Sostenible.

Grave error, pues la Normatividad es clara y muestra en sus numerales y listas de chequeo los procesos y procedimientos que se deben seguir tanto en la construcción como en la operacionalidad del alojamiento. Además, se tiene en cuenta en todo momento a los Turistas y sus necesidades. En cambio la visión de Don Pedro y Doña Berta está enfocada en lo que a ellos les gusta y en lo que ellos quieren, por eso su Hotel no tiene wifi, agua caliente ni televisor en la habitación pues consideraron que esos servicios al igual que muchos otros no tenían incidencia en la decisión de compra de los clientes. Y así no lograrán impactar a un gran número de turistas pues quien conoce del tema sabe que cada persona, cada familia y cada grupo empresarial viene con gustos diferentes y necesidades particulares que se deben cubrir para lograr la satisfacción del cliente y si no están los estándares mínimos de calidad, atención y servicio tanto en instalaciones como en procesos, difícilmente se lograr el objetivo.

El Hotel de Don Pedro abrió sus puertas con éxito, sus familiares y amigos lo visitaron los primeros meses, pero después vino lo que se temía, pocos turistas, bajos ingresos y muchas deudas por pagar como la nómina que no da espera pero desespera, los servicios públicos, los proveedores o los impuestos. Es una locura dice Don Pedro, a mí nadie me dijo nada sobre esta situación, se enfada y empieza a pensar "equivocadamente" sobre la hotelería de la región. Pero él no se acuerda que sus asesores de confianza fueron personas ajenas al mundo de la Hotelería y el Turismo, y ni ellos ni Don Pedro hablaron sobre normatividad que se debía tener en cuenta y mucho menos de la gestión comercial, de las alianzas estratégicas con otros alojamientos y atractivos o de los planes para temporada baja o alta que debía tener.

Don Pedro construyó su hotel para que le diera satisfacciones y no problemas, pensaba en un futuro de descanso, tranquilidad y mucha paz pero ahora no sabe qué hacer, es triste ver que sus ahorros de toda la vida no están dando los frutos que él esperaba. Su alojamiento no está generando ingresos ni para cubrir el punto de equilibrio y ahora hay otra preocupación mayor, y es que como el Hotel está en una zona rural, las labores de mantenimiento no se hacen esperar, la humedad aparece con una facilidad increíble, la pintura de las fachadas se está decolorando, hay problemas con los pozos sépticos y la maleza crece tan rápido como puede por todas partes. Y eso sin contar que sus familiares no están cumpliendo con sus labores como empleados, los inventarios tienen faltantes en cocina y en minibares, los descuentos no autorizados están por todas partes y algunos llegan tarde a trabajar o no llegan cuando más se necesitan en el Hotel. Y es que como todos son familia, pues son más flexibles con sus funciones y responsabilidades.

Pero entonces ¿qué hacer? ¿Cómo salir de esa situación? Por ahí dice el dicho que "somos culpables por lo que pensamos, sentimos, decimos y hacemos", pero en este punto no hay que buscar culpables, hay que poner los pies en la tierra, la mirada en lo alto y el corazón en amor, y ya bien calmados hacer un análisis de la situación buscando en todo momento ser propositivos y no problemáticos para que las posibles soluciones lleguen a la mente y se puedan iniciar acciones inmediatas que cambien la situación económica del Hotel de Don Pedro lo antes posible. Pero entonces, ¿Cuál es la mejor opción a seguir?

Aquí les dejo a mis estimados estas alternativas que se podrían tener en cuenta. Léalas, analícelas y determine usted mismo cuál es la mejor, o si considera otras, no dude en compartirlas aquí abajo en los comentarios en redes sociales.

  • Pedir ayuda a los Gremios de Hotelería del Departamento para que hagan un diagnóstico de su empresa y así determinar los pasos a seguir.
  • Ofrecerlo a las Agencias de Viajes o personas interesadas para que lo tomen en "arriendo" y se encarguen ellos directamente de su comercialización y operación.
  • Programar una operación mínima en temporada baja para minimizar gastos y así poco a poco ir saliendo de la crisis.
  • Contratar un experto que tenga muy buenos conocimientos en operación y mercadeo hotelero para que ayude a Don Pedro a sacar adelante su hotel.

Y usted ¿Cómo le podría ayudar a Don Pedro?

MANUEL GÓMEZ

GRACIAS, JAIMITO

Manuel Gómez SabogalPor Manuel Gómez Sabogal.
manuelgomezuq@gmail.com

No hubo discursos de políticos, ni resoluciones de Gobernación o Alcaldía, ni música interpretada por grandes cantantes regionales. Tampoco, había flores en la sala de velación o en la Iglesia del Café, lugar al que fue llevado el cuerpo de Jaimito.

Jaimito era un personaje muy importante. Tanto, que no era conocido en los contornos políticos o sociales de la región. Pero era un gran personaje.

Era humilde, sencillo y nunca alardeaba de los que hacía. Era el jardinero del vecindario, pero hacía eso y mucho más.

Por su estatura, muy parecido a Chaplin. Su rostro arrugado por la inclemencia del paso de los años, pero nunca con cara de tristeza o amargura. Su gran compañía siempre, su costal lleno de esperanzas, sueños y sonrisas.

Jaimito se fue como se van los grandes. Se fue, luego de haber dedicado su vida al trabajo, a ser honesto, a luchar en un mundo que le dio lo que más sentía: esperanzas y sueños.

Esperanzas de lograr mucho y sueños imposibles, pero nunca desistió.

Caminaba un trayecto largo desde su casa al trabajo, a las casas donde tocaba, le abrían y hacía su labor con gusto, cariño y mucho amor. En cada casa, dejaba una estela de buen trabajo. En muchas de ellas, desayunaba, tomaba café o almorzaba. En todas, era querido por las familias.

Aunque algunos nunca supieron cómo se llamaba ni de dónde venía, siempre lo atendían con respeto. El respeto que merece un personaje que deja huella. No las huellas que dejó en el camino entre su casa y donde debía arreglar jardines, recoger basura, botar diversos elementos, sino esa huella indeleble del respeto y la honestidad.

Su costal de esperanzas y sueños lo esperaba a la salida de cada casa. Se lo echaba al hombro y caminaba en zigzag, pues no le importaba si venía un carro, una moto, una bicicleta. Le interesaba llegar a su casa y de pronto, descansar.

Sus pies debían estar encallecidos, pues sus largas caminatas, a veces a pie limpio, a veces con unos zapatos cuyas suelas bailaban de tanto caminar...

Se le acabaron los años. Se fue en silencio en una hermosa y cálida tarde de febrero. Se fue sin despedirse y sin volver a esas casas en las que tanto laboró. Se marchó sin decir hasta luego, pero dejó grandes huellas.

Se extrañan sus madrugadas a tocar puertas y a pedir café o un desayuno para iniciar su labor.

Gracias, Jaimito por tantas cosas buenas, enseñanzas y paciencia. El amor al trabajo, sus esperanzas y sueños fue lo que sembró en el camino de la vida. Gracias Jaimito por su fuerza diaria para hacer una labor que nunca le dejó réditos, pero sí la tranquilidad de que todo lo hacía bien y con gusto.

Se fue un jardinero, humilde, pero importante. Cuando dejó de laborar, luchar y hacer tantas cosas, fue porque ya no pudo más. Su enfermedad no lo dejó seguir, aunque se aferraba y quería seguir madrugando... Gracias, Jaimito.

OTROS ARTÍCULOS

POETINTOS

ZAPATA SE FUE

Óscar Zapata Gutiérrez Por Hugo Hernán Aparicio Reyes.
poetintos@gmail.com

Un hermoso autoperfil en su poema con mención honorífica de Casa Silva, alusivo al gran Whitman: "Vago en las nubes; mi amiga es el alma que navega en el árbol, en la flor, en cada mineral... vago sin reposo, sin la ansiedad del marinero por zarpar o llegar a puerto... soy el trotamundos que viaja hacia el mar como la gota, y se diluye para recomenzar... el auriga y mi alma, entonarán a dúo la metáfora de la canción de hierba y el canto a mí mismo que le inspira las metáforas al poeta que soy..."

Viajó Óscar hacia el misterio, deslizándose, años antes de la partida material, en una cinta Moebius, confundiéndola quizás, tal como le ocurrió al personaje de sus microcuentos, con un formidable tobogán. "Quedó aprisionada en un éxtasis del que no la han podido rescatar pese a los esfuerzos de su familia."

Costaba bastante, a partir de sucesivos accidentes cerebrovasculares padecidos calendas atrás, hallar un rasgo, un gesto, una chispa delatora de consciencia, propios del amigo vivo en los recuerdos, en los ojos redondos que de cuando en cuando, desde su magra humanidad reducida a una silla de ruedas, se asomaban a las calles de la Villa. Cierra Zapata la contracarátula de su último libro leído y protagonizado, convocando a sus amigos a la gozosa observación, al viaje sin inicio ni final, al disfrute de lo simple y profundo, del aquí y ahora, al asombro sin renuncia. Adiós Óscar Zapata. Concluyó con claroscuros, con los agridulces de cualquier mortal, su no desapercibida presencia. Quedan los recuerdos, perdura el allegado más real y leal, lúcido diletante, el generoso, el contertulio, compañero de kilométricas andanzas.

Pródiga existencia en dotes, aristas y episodios memorables. Rescato al azar, algunos del periodo post-etílico por él relatados o con él vividos. Del anterior, incluyendo el paso por la alcaldía de la natal Calarcá y por varios cargos públicos en la rama judicial y administrativa, eludía menciones: Asiduo comprador de libros –a dónde habrán ido a parar–, lector voraz, ejemplar alumno, graduado en gramática musical y ejecución del violín en ya avanzada madurez; lecciones de aprestamiento impartidas a los hoy brillantes hermanos músicos Jiménez Collazos; incursión, tras ocasional visita a la sede de la comunidad Hare Krishna en Silvania, al ashram de Sai Baba, en Puttaparthi –¡vaya nombre dicho en español!–, sur de India... fugaz devoción por el gurú; el opíparo vegetarianismo, la confesa afición al casino; sus pinceles, lienzos, policromos óleos, tutelados por Henry Villada; autor de "La caparazón de la tortuga", compilación de microrelatos; colaborador de La Crónica del Quindío, de www.calarca.net con su columna, "Detrás de cámaras"; amores quiméricos inspiradores de textos; viajero impenitente, nos sustraía de rutinas para enfilar con él su alfombra voladora roja Renault, luego gris Chevy, hacia sorpresivos destinos cercanos o remotos... Siempre Óscar.

OTROS ARTÍCULOS

ÓSCAR IVÁN

CONSTRUIR ALTERNATIVIDAD

Óscar Iván Sabogal VallejoPor Óscar Iván Sabogal Vallejo.
oscarsabogal8504@gmail.com

Llegó la hora de conversar en Calarcá y en los municipios, de dialogar mucho, de superar distancias que son artificiales, aparentes, en la medida que no hay diferencias esenciales, como creen algunos usufructuarios del poder, que confían en esas divisiones para seguir monopolizando el control político. Existe sí una apatía, una indiferencia importante ante la ineficacia de la política como un instrumento de cambio real que le pueda dar la mano a estos pueblos. Pero también es cierto que, hace mucho tiempo, no se les ha hecho a estas comunidades una propuesta importante, que entusiasme, que aglutine, que movilice.

No hay discrepancias significativas en Calarcá, al contrario, antes, en cada elección habían las disputas partidistas que terminaban con ganadores y perdedores, en las que se podía acceder o no a representar intereses locales en el departamento o en la nación. Ahora, con la política convertida en una empresa privada, no hay para unos ni para otros, a todos nos va mal, los calarqueños no contamos en las decisiones importantes. Tenemos, entonces muy poco que perder si nos atrevemos a jugar a otras opciones.

Nada más importante que continuar con el esfuerzo, iniciado en las elecciones pasadas en dirección a construir alternatividad política en la región, independientemente de la suerte que corra el proyecto de la gobernación, concretamente en los municipios de la provincia quindiana se deben adelantar conversaciones encaminadas a concertar nuevas formas de organización política, frente a las ambiciones reeleccionistas, sin sustento, que ya empiezan a asomarse en el panorama.

Frente al desencanto y la pérdida de la fe en la dirigencia, se debe acudir a buscar otros espacios donde la político renazca, se renueve, se reinterprete, donde cobren sentido otros símbolos en espacios alternativos.

Hay que crear un movimiento social que aglutine y responda a la falta de significado de la política que nos proponen, que dote de sentido el quehacer político de los municipios, que aproveche la falta de credibilidad de la política, la erosión general del papel que juega la confianza en el funcionamiento de la democracia, Movimiento Social que articule la tensión entre las necesidades reales con la utopía, ecuación elemental del quehacer político para construir una sociedad más justa y más equitativa.

Después de 50 años de clientelismo rampante, parece claro, desde octubre de 2015, que existe un importante segmento de la población dispuesta a elegir libremente a sus gobernantes, y que, frente a la inoperancia de los partidos en su misión de servir de correas de transmisión entre las aspiraciones de la gente y las instancias de decisión gubernamental, solo esperan alternativas genuinas que rompan el continuismo para poder escribir una nueva historia que haga realidad las predicciones que dicen que algún día seremos un departamento rico y poderoso.

Que no se olvide: Si bien es cierto que no existe una unidad evidente entre los calarqueños, también hay que decir que no hay nada importante que nos divida.

AYUDA EN MATEMÁTICAS

AYUDA EN MATEMÁTICAS

Juan Carlos Beltrán BeltránPor Juan Carlos Beltrán Beltrán.
calculo21@gmail.com

Juan Carlos Beltrán Beltrán es un calarqueño con un particular registro: posee un canal en Youtube con más de dos millones de reproducciones —y no es precisamente un artista famoso—, es un exrobledista autodidacta y profesor particular de matemáticas desde los 18 años de edad.

En el año 2012 inicia esta Ayuda en Matemáticas motivado por el deseo de proporcionar a los estudiantes la oportunidad de observar cómo se resuelven los problemas de matemáticas enunciados en los libros de texto y muestra la estrategia para modelar ciertos problemas de la vida cotidiana en el lenguaje de las matemáticas: Definiciones, Teoremas, Procedimientos.

"Resolver problemas de matemáticas presenta ciertas dificultades a quien no está suficientemente entrenado para ello. Considero que en el proceso de aprendizaje de las matemáticas a nivel universitario hay tres etapas:

  • 1.- Iniciación en el tema de estudio por medio del tutor. En esta etapa el estudiante además de ser informado, debe tener la oportunidad de observar cómo otra persona (el profesor) resuelve, paso a paso, problemas de matemáticas.
  • 2.- Complementar la información en libros, videos, páginas web, etc. Y Practicar, practicar y practicar, lo suficiente.
  • 3.- Resolver los problemas planteados por sí mismo".

El afán por transmitir sus conocimientos, lo ha llevado a crear varios blogs:

Y su Canal de Youtube:

Juan Carlos tampoco es extraño en las redes sociales. Se le puede encontrar en Facebook y en Twitter o contactar en su correo electónico calculo21@gmail.com

Logotipo calarca.net
Buscar dentro de calarca.net usando: